Mentores para jóvenes de California

Integrantes de Americorps actúan como mentores y modelos de conducta para jóvenes en edad escolar, difundiendo sus destrezas y conocimientos a la siguiente generación. Marvelia Alpízar / marvelia.alpizar@laopinion.com
Mentores para jóvenes de California
Foto: Amricorps

Las comunidades y escuelas determinan, en gran parte, la forma de vida y la salud de una persona. Una comunidad segura y con acceso a servicios básicos necesarios así como escuelas con entornos que eviten la deserción de los jóvenes, son los elementos más resaltados por la campaña La Salud Empieza Aquí, patrocinada por el California Endowment.

La Salud Empieza Aquí enfatiza que la salud comienza, no solo con la visita al médico, sino también en las comunidades y escuelas. Es por ello que el California Endowment ha establecido el proyecto Building Healthy Communities, un programa de diez años de duración, para mejorar la salud de 14 comunidades a lo largo de California. Como las escuelas forman una parte importante de estas comunidades, el California Endowment y AmeriCorps formaron un esfuerzo conjunto para ayudar a los jóvenes de estas comunidades con las destrezas necesarias para triunfar en la vida. Por su apoyo al Americorps para el establecimiento de este proyecto, conocido como Building Healthy Youth AmeriCorps, el California Endowment recibió el premio de Servicio y Voluntariado del Gobernador 2012, en la que se destaca como fundación del año.

Una de las metas del programa, que se lleva a cabo durante el año escolar, es la de ayudar con el descenso de la deserción escolar. De acuerdo con información publicada por el Departamento de Educación de los Estados Unidos en marzo de este año, el índice de deserción escolar en California entre afroamericanos y latinos era más alta que entre sus homólogos blancos en tres de los distritos escolares más grandes del estado: el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), el Distrito Escolar Unificado de San Francisco (SFUSD) y el Distrito Escolar Unificado de la Ciudad de Sacramento (SCUSD).

“Y la aplicación de las suspensiones no son para las causas que pensamos”. Casi la mitad de las suspensiones en todo el estado fueron por cosas sin importancia tales como responder en forma insolente o llegar tarde a clases”, dijo William Ing, director de programas para el California Endowment. “Necesitamos una disciplina escolar con más sentido común y nuestros miembros del AmeriCorps están demostrando que podemos tener escuelas seguras y disciplinadas sin tener que recurrir a métodos de disciplina fuertes”.

Para lograr este objetivo, el proyecto está compuesto de un grupo de personas que actúan como mentores y modelo de conducta para jóvenes en edad escolar, difundiendo sus destrezas y conocimientos a la siguiente generación. Algunos de estos mentores no tuvieron la oportunidad de recibir consejos y contar con mentores durante sus años estudiantiles, por lo que se integran al programa como una forma de proporcionar a otras la ayuda que nunca recibieron.

“Es un programa que les enseña que existen más opciones de las que ellos conocen”, dijo Desmond Camacho, quien se desempeñó como mentor durante el año escolar 2011-12 en la Escuela Preparatoria Juan Rodríguez Cabrillo, en Long Beach. “Les ayuda a seguir en sus estudios, graduarse de la secundaria y aspirar a una carrera universitaria en lugar de terminar en las calles”.

El programa comenzó a funcionar durante el año escolar 2011-12 en 10 comunidades de California tales como Santa Ana, Sacramento, San Diego, Oakland y Coachella. Durante un periodo de 10 meses, un mentor estará a cargo de un grupo de 12 a 20 jóvenes, a quienes proporcionará ayuda a través de una variedad de actividades estructuradas. Estas actividades incluyen apoyo académico, servicios a la comunidad, preparación para ingresar a la universidad, liderazgo o actividades físicas.

“Es importante que la juventud tenga la oportunidad de contar con un mentor”, dijo Érika Arámbula, coordinadora de programas para el Downtown Associated Youth Services (DAYS) en Long Beach y quien trabajó como mentor en la Escuela Secundaria Washington, en Long Beach durante el año escolar 2011-12. “Con la situación económica actual, muchos de ellos sienten miedo de lo que pueda traerles el futuro. Ellos necesitan que se les reafirme y asegure que ellos son el futuro y que ellos pueden ser parte del cambio que el país necesita”.

Los mentores no solo ayudan a los estudiantes a obtener mejores calificaciones y motivarlos a ingresar a la universidad. Ellos también se encargan de aumentar la auto-estima en los estudiantes al recordarles que ellos pueden lograr cualquier meta que se propongan si solo creen en ellos mismos. Para ello, el programa busca personas que sean compasivas, comprensivas, que sepan escuchar y, sobre todo que deseen ayudar a lograr cambios en la comunidad a través de la educación de los jóvenes.

“Un mentor puede ayudar a la comunidad al mostrarle a sus miembros que los jóvenes son importantes, que ellos pueden contribuir con el desarrollo de la misma”, dijo Kendra Jennis, facilitadora local de Americorps para el Building Healthy Communities Long Beach. “Es importante mostrarles que no todos los jóvenes están envueltos en actividades con pandillas sino que ellos pueden ser modelos de conducta positiva en sus comunidades”.