México y Brasil se citan con la historia

México y Brasil se citan con la historia
Marco Fabián de la Mora, pieza clave de la selección mexicana que busca la gloria olímpica del fútbol.
Foto: AP

WEMBLEY, Inglaterra – Para Brasil sería una catástrofe sin remedio si no gana su ansiado oro olímpico. México, aunque no tiene nada que perder, probablemente juega el partido más importante de su historia.

Brasil y México chocan hoy en Wembley y el ganador emergerá como un campeón inédito en el fútbol de los Juegos Olímpicos, ya que ninguno de los dos jamás ganó la medalla de oro.

“Sí creo que éste es histórico, el partido más importante que me ha tocado dirigir hasta ahora y creo que difícilmente se me presentará otro que pueda ser más importante que éste”, dijo el técnico de México, Luis Fernando Tena. “Tratamos de disfrutarlo y de aprovecharlo al máximo. Sabemos que es una vez en la vida”.

Será la sexta final en diversos campeonatos a nivel de selecciones y Brasil jamás le pudo ganar a México.

Ahora, con un equipo plagado de estrellas donde sobresalen Neymar, Oscar, Leandro Damiao y compañía, Brasil tratará de ponerle punto final a la histórica frustración de no haber ganado el título olímpico, el único de fuste que le falta a sus lujosas vitrinas donde relucen, entre otras, cinco Copas del Mundo y ocho de América.

Una medalla de plata sería considerada un fracaso para Brasil, que con un triunfo 3-0 sobre Corea del Sur avanzó a su primera final olímpica en 24 años (Seúl 1988), además de haber estado en la de Los Angeles 1984.

México, en cambio, luciría la plateada con orgullo, ya que es la primera vez que disputa una final, a la que arribó tras eliminar 3-1 a Japón.

Brasil carga sobre sus espaldas con la mochila de candidato y con la presión de acabar con una sequía histórica sin el oro. El propio Tena lo reconoce.

“Brasil es el gran favorito desde antes de que iniciara el torneo… ayer leía una nota donde los apostadores ponen a Brasil sobre México por mucho margen, pero nosotros confiamos en nuestras propias fuerzas y creo que podemos dar una sorpresa”, dijo el estratega mexicano.

El técnico de Brasil, Mano Menezes, aseguró que sus jugadores no están contaminados por esos factores.

“No creo que los jugadores sientan un peso encima porque no hemos ganado esta medalla”, dijo Menezes. “Y eso es fabuloso porque sería un obstáculo innecesario para el equipo, además del que ya tenemos en la cancha”.

Neymar, talentoso atacante del Santos y emblema de la selección, considera al igual que Menezes que para Brasil será un partido más.

¿Una forma de quitarse presión?

“Es una final como cualquier otra”, dijo Neymar, campeón del Sudamericano Sub20 el año pasado e integrante del verdeamarela que fue eliminada en cuartos de final en la última Copa América en Argentina. “Hay un título en juego y hay que encararla bien concentrado desde el comienzo para salir victorioso”.

Neymar marcó tres de los 15 goles que tiene el equipo. Leandro Damiao, del Internacional de Porto Alegre, es el máximo artillero del torneo con seis dianas.

¿Cómo frenar a un plantel tan talentoso?

“Sí nos preocupa Neymar, pero también los demás. Tienen un gran jugador en cada puesto, no me atrevería a señalar un punto débil de ellos”, dijo Tena. “Tenemos que hacer un gran juego, casi perfecto, si queremos ganar. Es muy importante tratar de imponer nuestra línea de juego. No vamos a hacer marcación personal a Neymar, siempre marcamos por zona y así lo seguiremos haciendo”.

Mientras la base del equipo de Brasil es relativamente nueva, México cuenta con la ventaja de que buena parte de sus jugadores se conocen de la Copa América y de los Juegos Panamericanos de Guadalajara.