‘Romney no ganará el voto latino’

Antonio Villaraigosa, el alcalde de Los Ángeles, asegura que Obama cuenta con el apoyo de la mayoría de los hispanos
‘Romney no ganará el voto latino’
Villaraigosa dice que la alcaldía es su prioridad.
Foto: Archivo / La Opinión

A menos de un mes de su participación como presidente en la Convención Nacional Demócrata de Carolina del Norte, el alcalde Antonio Villaraigosa duda que al aspirante republicano Mitt Romney le alcancen los votos latinos para ganar la presidencia del país.

Las últimas encuestas otorgan a Romney una preferencia de apenas el 25% entre los hispanos, frente al aplastante 66% que se muestra a favor del presidente Barack Obama, un entusiasmo que despertó luego de cancelar las deportaciones de 800,000 estudiantes indocumentados.

Vilaraigosa cree que podría subir un poco el apoyo latino al gobernador de Massachusetts, pese a sus posturas “muy cargadas a la derecha” en inmigración, salud, economía y otros temas, pero no lo suficiente para ganar la elección de noviembre y llegar a la Casa Blanca.

“El presidente Obama apoyó la Acción Diferida, usando su autoridad ejecutiva para permitir a los soñadores no ser deportados, y Romney está pidiendo la autodeportación de 11 millones de personas”, dijo el alcalde, dando un ejemplo de las opiniones encontradas entre ambos contendientes.

“No tiene las calificaciones, ni el carácter para ser presidente de Estados Unidos. Muy pocas personas cambian tanto de parecer en tantos asuntos en tan poco tiempo”, opinó el alcalde sobre Romney.

El papel de Villaraigosa como presidente de la Convención del Partido Demócrata y el nombramiento de su homólogo de San Antonio, Texas, Julián Castro, como orador principal del evento (el primer político hispano que lo hará en la historia), son considerados como un guiño directo a los latinos.

El alcalde de Los Ángeles, sin embargo, niega que su cargo sea una estrategia electoral, citando su participación como vicepresidente nacional en las campañas de distintos aspirantes presidenciales: John Kerry, Al Gore, Hillary Clinton y Obama.

“He sido parte del liderazgo demócrata desde hace tiempo. La campaña me ha estado pidiendo que juegue un papel más prominente pero les he dicho que mi prioridad es la Alcaldía de Los Ángeles”, comentó el alcalde en una entrevista realizada en la residencia oficial de la ciudad, la Casa Getty.

A través de una de las ventanas de la mansión se observa a un grupo de hombres latinos que carga sillas. Muchos otros en ese adinerado vecindario, Hancock Park, cortan el pasto y riegan plantas sin doblegarse por los inclementes rayos solares.

Villaraigosa habla de ellos y de los millones de hispanos que, afirma, verán una mejor situación económica si Obama es reelecto. Pero no se aventura a garantizar que en el siguiente período se alcanzará una reforma migratoria. “No puedo asegurar nada, lo que sí puedo afirmar es que continuaré peleando y defendiendo al inmigrante hasta que me muera”, resalta el funcionario.

La Convención Nacional Demócrata, que se realizará del 3 al 6 de septiembre en Charlotte, Carolina del Norte, promete ser el evento en su tipo “más accesible en la historia”, al ofrecer al público en general la oportunidad de asistir al nombramiento oficial de Obama como candidato a la presidencia.

No es coincidencia que ésta se lleve a cabo en Carolina del Norte, que junto a Nuevo México, Nevada, Colorado, Virginia, Iowa y Florida son fundamentales para que los demócratas conserven la Casa Blanca. “Esta elección será muy cerrada, se decidirá en 12 ó 13 estados”, reconoció Villaraigosa.

Los republicanos no se han quedado de brazos cruzados. En su convención nacional, que tendrá lugar en Tampa, Florida, del 27 al 30 de agosto, cinco mujeres, siete gobernadores y algunos contendientes en las primarias presidenciales tomarán el estrado.

Dos hispanos se unieron a la lista este miércoles: el gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, el primer republicano en ser electo a dicho cargo desde 1969, y el candidato a senador y quien fuera el primer procurador general de origen hispano en Texas, Ted Cruz.

En la primera ronda de ponentes figuró la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez. “Estamos creando un programa de oradores de clase mundial en esta convención”, expresó Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano.

Además, un latino, Marco Rubio, representante de Florida en el Senado, se perfila como favorito a ocupar la candidatura por la vicepresidencia de ese instituto político. Con Rubio, de origen cubano, los republicanos tratarían de afianzar el voto hispano en dicha entidad. Villaraigosa lo ha desacreditado, asegurando que él es menos calificado para el puesto que la exgobernadora de Alaska, Sarah Palin.

Por el momento, los demócratas informan que a su evento asistirán la primera dama Michelle Obama, el expresidente Bill Clinton, la candidata al Senado Elizabeth Warren y el expresidente Jimmy Carter, quien únicamente enviará un video de su discurso.

Villaraigosa sólo anticipa que habrá una participación más amplia. “Los latinos vamos a jugar un papel más prominente en esta convención, sin duda”, prometió.