Nuevo frente político

Obama y Romney aseguran que sus propuestas no afectan a ancianos

Nuevo frente político
El tema dominante del debate entre los aspirantes a la Presidencia de EEUU es cómo controlar el crecimiento de Medicare.
Foto: Archivo/Aurelia Ventura / La Opinion

WOLFEBORO, Nueva Hampshire.- El presidente Barack Obama y el contendiente republicano a la presidencia Mitt Romney pasaron un domingo tranquilo con sus familias en la iglesia y descansando antes de las últimas 11 semanas de campaña y próximas convenciones partidistas de nominación.

Mientras Romney y su familia disfrutaban de un día soleado en Nueva Hampshire y los Obama sobrellevaban la lluvia en Washington, ambos políticos enviaron a sus mejores consejeros a programas de entrevistas el domingo. Estos sustitutos discutieron sobre todo respecto a Medicare e impuestos, al igual que han hecho los mismos candidatos durante varios días.

Obama y Romney se comprometieron a hacer fuerte campaña y recaudación de dinero esta semana, y pusieron a los estados de Ohio, Nevada y Nueva Hampshire como el objetivo.

El tema dominante del debate sigue siendo cómo controlar el explosivo crecimiento de Medicare sin perjudicar a millones de ancianos estadounidenses y futuros retirados, que cuentan con el programa para pagar su atención médica.

Entrevistadores en televisión presionaron a los asesores de Romney para que explicaran cómo puede el Partido Republicano restituir un recorte propuesto por 716,000 millones de dólares a los crecientes gastos de Medicare en 10 años sin empeorar la previsible carencia de fondeo del programa. Los moderadores también apuntaron que el compañero de fórmula de Romney, el presidente del Comité Presupuestal de la Cámara de Representantes, Paul Ryan de Wisconsin, originalmente respaldó la propuesta de Obama para recortar 716,000 millones de dólares en 10 años.

El asesor de Romney, Eric Fehrnstrom dijo en un programa de la cadena de noticias CNN que Ryan y Romney están ahora de acuerdo. Los 716,000 millones de dólares pueden permanecer en el programa sin problemas, dijo, dado que Romney “introducirá la opción y competencia mediante más planes privados”.

Asimismo, Mitt Romney recortaría los beneficios para la gente más acaudalada e incrementaría de manera gradual la edad requerida para inscribirse en el programa. Ninguno de los cambios propuestos, dice, afectaría a los estadounidenses que actualmente tienen 55 años o más.

La asesora de Obama, Stephanie Cutter, también en CNN, dijo que el plan de Romney de dejar en Medicare los 716,000 millones de dólares durante 10 años no logrará apuntalar el programa.

“Utilizarán dinero de los contribuyentes para darle subsidios a las compañías de seguros”, dijo.

Las reducciones propuestas por Obama no perjudicarán a las personas que se benefician de Medicare, dijo Cutter, debido a que crearía incentivos para los proveedores de servicios de salud para que sean más eficientes.

Por otro lado, en la cadena Fox, el asesor republicano Ed Gillespie refutó la afirmación de Obama sobre que la propuesta de Romney para reducir los impuestos beneficiará injustamente a la gente más acaudalada y empeorará el déficit.

El plan de Romney, dijo Gillespie, “permitiría que las familias con ingresos menores a 200,000 dólares no paguen sobre ganancias de capital y dividendos, porque creemos que eso ayudaría a fomentar la creación de empleos”.

El presidente planea hacer campaña el martes en Ohio, y el miércoles en Nevada y Nueva York.

Romney y Ryan planean hablar con votantes el lunes en Manchester, Nueva Hampshire. De ahí, Romney viajará a Nueva Orleáns para continuar una intensa campaña de recolección de fondos con miras a la recta final de las campañas.