Reos inician huelga de hambre

El grupo protesta por sus condiciones de reclusión

NUAKCHOT, Mauritania (EFE).- Unos cincuenta detenidos islamistas mauritanos iniciaron ayer una huelga de hambre en la prisión civil de Nuakchot para protestar por sus condiciones de reclusión, según informaron fuentes penitenciarias.

Se indicó que los presos quisieron llamar la atención de la opinión pública también sobre “la degradación de la prestación alimentaria” en la cárcel y protestar por las medidas que prohíben la comunicación entre los presos o entre ellos y sus familias y por los malos tratos que reciben en la cárcel.

Otro grupo de 14 presos salafistas, de los que nueve han sido condenados a pena de muerte, fueron encarcelados en un lugar desconocido tras haberlos trasladado en mayo de 2011 de una prisión de la capital Nuakchot por “razones de seguridad”, según explicaron posteriormente las autoridades oficiales.

Entre los condenados a muerte figuran autores del asesinato de cuatro turistas franceses en Aleg, a 260 kilómetros al sur de Nuakchot, en diciembre de 2007 y el autor del asesinato de un cooperante estadounidense en Nuakchot en junio de 2009.

El presidente mauritano, Mohamed uld Abdel Aziz, afirmó que este grupo de presos salafistas fue trasladado a un lugar “más seguro” para poner fin, según él, a los métodos de estos presos que intentan reclutar dentro de la prisión a nuevas personas para sus actividades terroristas.

En enero de 2010, un grupo de ulemas mauritanos encargados por el gobierno organizaron un debate espiritual con los presos salafistas cuya mayoría renunció posteriormente a su pensamiento extremista.

A raíz de este diálogo, dos grupos compuestos por 17 y 35 presos islamistas fueron indultados por el presidente mauritano en septiembre y noviembre de 2010, respectivamente, con motivo de dos fiestas religiosas (la del fin de Ramadán y la del sacrificio del cordero).