Revisa tu póliza de auto

¿Estás convencido de que tu seguro de auto te da todo lo que te debería dar? La mayor parte de la gente sólo se fija en los detalles de su seguro cuando se compra un auto, pero es conveniente revisar el contrato de vez en cuando, ya que pudieras ahorrarte dinero si haces algunos cambios.

Por ejemplo, si tu puntaje de crédito es ahora más alto que cuando compraste el auto y has demostrado ser un buen chofer, es muy posible que puedas lograr un mejor precio en el seguro de tu vehículo, pues muchas compañías toman muy en cuenta ese puntaje. De la misma forma, si tu calificación de crédito baja cuando estás a punto de renovar tu póliza, es probable que te suban los pagos.

Otra circunstancia a tomar en cuenta para buscar mejores precios es tu situación laboral -si te han despedido, o has comenzado a trabajar desde tu casa-; es importante que lo comuniques a tu agente, pues eso significa que ahora manejas menos millas.

El descuento que dan las compañías por la cantidad de millas que se manejen depende de cada estado. Por ejemplo, si vives en Nueva Jersey y conduces menos de tres millas al día en una sola dirección, obtendrás el mismo precio de alguien que no tiene que usar su auto para ir a trabajar- que es por lo general el precio más bajo de todos-.

Un problema que se presenta con frecuencia en los autos con contrato de renta (leased) es que si chocas y el auto se destruye, la compañía de seguro sólo pagará por su market value, es decir lo que valía al momento del choque- y si el vehículo estaba ya muy usado y tenías un contrato de varios años, posiblemente te pagarán menos de lo que le debes a la agencia.

Esta situación se soluciona con lo que se llama un seguro de gap, que cubre la diferencia entre lo que te paga el seguro y lo que le debes a la agencia. Piensa en esa cobertura adicional si tienes un auto leased en un contrato de 60 ó 72 meses.

Para ahorrar, considera también comprar tu póliza en la misma compañía que tiene tu seguro de vivienda, o tu seguro de vida, o la que asegura los otros autos de tu casa. Pero ten en cuenta una cosa: si tienes un hijo en edad de manejar, quizás tu póliza -que hasta ahora te ha resultado tan barata- no te dé tan buenos precios como otra cuando se trata de choferes jóvenes.