Ataque dudoso contra Obama

Documenmtal presenta información parcial

WASHINGTON, D.C.— El documental conservador 2016: Obama’s America, que busca rastrear el origen de las posturas políticas del presidente Barack Obama, sumó 6.2 millones de dólares el fin de semana, y terminó siendo una de las diez películas de más recaudación de la taquilla norteamericana durante esos tres días.

El documental fue escrito y narrado por el académico conservador Dinesh D’Souza, quien afirma que las “creencias anticoloniales” de su padre, del mismo nombre y un académico keniano que estuvo ausente la mayor parte de la vida del presidente, tuvo una gran influencia en el ahora mandatario.

Para tratar de fundamentar esa afirmación, D’Souza viajó a Kenia para entrevistar a integrantes de la familia lejana de Obama, así como a Hawai e Indonesia, donde creció el presidente. También menciona varias acciones y posturas políticas que Obama ha adoptado para apoyar la hipótesis de que los fundamentos ideológicos del presidente vienen del tercer mundo y que oculta su desdén por el país que lo eligió como su primer presidente de raza negra.

La aseveración de que la presidencia de Obama es una expresión de las posturas políticas de su padre, que D’Souza hizo por primera vez en su libro de 2010 The Roots of Obama’s Rage, es casi completamente subjetiva y si no, por lo menos tiene muy poca lógica.

Es cierto que el padre de Obama vivió la mayoría de su vida en Kenia, una país africano que fue colonia de los británicos, y que la reverencia de Obama por su padre ausente se deja ver en su libro de memorias. D’Souza incluso encuentra claves en el título del libro Dreams From My Father.

Sin embargo, es difícil llegar a la conclusión de que las tendencias políticas de Obama tuvieron tal influencia de su padre, como lo dice D’Souza.

Obama padre dejó a su esposa y a su hijo pequeño cuando este tenía dos años y lo visitó sólo una vez, cuando tenía diez años.

Sin embargo, D’Souza considera que esta pérdida fue un acontecimiento que reforzó la figura paterna en vez de debilitar los lazos del presidente con su progenitor, quien murió en un accidente vial cuando Obama hijo estaba estudiando en la universidad.

D’Souza entrevistó a Paul Vitz, un psicólogo de la Universidad de Nueva York quien ha estudiado el impacto de los padres ausentes en los niños. En el caso de Obama, dice Vitz, el abandono significó que “tenía la tensión entre su parte estadounidense y su parte africana. Él mismo es el cruce de dos grandes fuerzas políticas en su propia psicología”.

Tras ese punto, la evidencia que D’Souza usa para demostrar sus afirmaciones se vuelve cada vez más débil.

D’Souza dice que la madre de Obama, Stanley Ann Dunham, compartía las posturas de izquierda de Obama padre. Después de vivir en Indonesia durante varios año, Dunham envió a Obama a vivir con sus abuelos en Hawai para que no lo influyera su segundo esposo, Lolo Soetoro, un indonesio que trabajaba para las empresas petroleras estadounidenses y que luchó contra los comunistas como integrante del ejército indonesio, según D’Souza.

“Ann separó a Barry [Barack] de la creciente influencia pro occidental de Lolo”, dice D’Souza en la película.

Obama ha dicho que su madre simplemente lo mandó a Hawai para que pudiera estudiar en escuelas del país.

D’Souza dice, sin contar con la evidencia, que Obama simpatizó con los hawaianos nativos, quienes sentían que habían sido marginados por el gobierno de Washington cuando Hawai se convirtió en un estado de la unión.

D’Souza también afirma, una vez más sin pruebas, que Obama adoptó esos puntos de vista en Punahou, la prestigiosa secundaria a la que asistió en Honolulú.

“Estudios sobre la opresión, si prefieren llamarlo así. Obama tuvo mucho de eso cuando estaba en Punahou”, dice D’Souza.

En Kenia, D’Souza entrevistó a Philip Ochieng, un viejo amigo del padre del presidente quien afirmó por su parte que Obama padre era “totalmente anticolonialista”.

Ochieng también revela algunos de sus puntos de vista políticos y se queja de las políticas de EEUU en Afganistán e Irak, además de decir que EEUU se niega a “domar” a Israel, al que denomina como el “caballo de Troya de Oriente Medio”. D’Souza parece dar a entender que si un amigo del fallecido Obama tiene esas opiniones lo mismo debe pensar el presidente.

Después D’Souza presenta una lista de acciones que Obama ha emprendido como presidente para apoyar sus hipótesis, muchas de ellas, sin fundamentos.

D’Souza afirma, correctamente, que la deuda del país ha aumentado a 16 billones de dólares durante el gobierno de Obama, pero nunca menciona la explosión de la deuda que ocurrió bajo el gobierno del republicano George W. Bush, ni la crisis financiera mundial de 2008 que sacudió la economía estadounidense.

D’Souza dice que Obama es “tiene una extraña simpatía por los musulmanes de la yihad” en Afganistán y Paquistán, pero no menciona que Obama ordenó la redada que mató a Osama bin Laden, así como ataques con aviones teledirigidos que han matado a decenas de terroristas en la región.

D’Souza afirma equivocadamente que Obama quiere devolver el control de las Malvinas a Argentina. Estados Unidos se negó en abril a apoyar una declaración sobre el reclamo argentino por las islas en la Cumbre de las Américas, provocando críticas de otros países latinoamericanos.

D’Souza dice que Obama “no ha hecho nada” para detener las ambiciones nucleares de Irán, a pesar de las duras sanciones económicas y comerciales que ha impuesto su gobierno para detener el supuesto programa nuclear del país árabe. Obama se opone a un ataque militar de Israel o Estados Unidos en Irán, aunque dice que Estados Unidos nunca tolerará las armas nucleares en Irán.

D’Souza dice que Obama retiró un busto del primer ministro británico Winston Churchill del Despacho Oval de la Casa Blanca porque Churchill representa el colonialismo británico. El curador de la Casa Blanca William Allman dijo que el busto, que había sido prestado, tenía que ser devuelto antes de que Obama llegara a la presidencia. Otro busto de Churchill está a la vista en la residencia privada del presidente, agregó la Casa Blanca.