¿Mensualidad o pago único?

Aprende cómo enfrentar tu pensión de retiro
¿Mensualidad o pago único?
La mujer puede hacer buenas decisiones financieras cuando tiene algún dinero para invertir.
Foto: Photos.com

Después de mucho trabajar, es una bendición contar con una pensión de retiro, pero es lógico que sientas confusión ante la alternativa de cobrarla en un solo pago o en mensualidades, pues ambas opciones ofrecen ventajas. Para que decidas, examina la siguiente guía de cinco puntos.

1. ¿Qué cantidad de ingreso garantizado vas a necesitar? Esa es la cantidad que necesitas cada mes para cubrir tus gastos. Recuerda que al llegar a la edad del retiro comenzarás a recibir pagos del Seguro Social, los que, a diferencia del pago de pensiones corporativas, aumentan cada año para ajustarse al nivel de inflación. Para saber qué cantidad te corresponde al retiro consulta la Calculadora Rápida de Seguro Social en http://www.socialsecurity.gov/espanol. Si tu pago del Seguro Social cubre la mayor parte de tus gastos mensuales, probablemente te convenga más la opción del pago único. Pero si tus gastos son muy superiores al ingreso por el Seguro Social, te conviene el ingreso fijo mensual de tu pensión.

2. ¿Son rentables tus pagos de pensión? Cuando optas por recibir mensualidades, lo que haces es comprarle a tu compañía una anualidad inmediata (se conoce también como anualidad de ingresos). Este tipo de anualidad garantiza al beneficiario pagos fijos de por vida. Pero, ¿cómo saber si es buen negocio comprarle la anualidad a tu compañía? Para saberlo, averigua la cantidad que te pagaría tu compañía si optas por el pago único. Con esa cifra en mano, ingresa en http://www.immediateannuities.com para saber cuánto te pagarían otras compañías de seguro si les compraras a ellas la anualidad de ingresos con esa cantidad. Muchas te ofrecen también la opción del Joint Life Income (o ingreso conjunto de por vida) que garantiza los pagos de la mensualidad de por vida también a tu cónyuge.

3. ¿Podrás administrar bien el dinero del pago único? Los partidarios del pago único argumentan que si inviertes el dinero en acciones y bonos, obtienes mayores beneficios que a través de una anualidad. Pero esto implica tener una cartera de inversión con bonos y acciones muy bien balanceada y administrarla adecuadamente incluso en momentos difíciles sin contar con que el mercado financiero deberá rendirte un nivel aceptable de dividendos.

4. ¿Cómo andan tus ahorros? La opción de mensualidades fijas elimina la posibilidad de tener acceso a dinero extra a no ser que dispongas de otras fuentes de ahorro, como un IRA, plan 401(k) u otras cuentas de retiro. Pero si tus fuentes de ingreso se reducen a tu pensión y el Seguro Social, te resultará más difícil enfrentar los gastos imprevistos o emergencias en el futuro. Ajusta tus finanzas para el retiro de forma tal que recibas ingresos estables mensualmente y cuentes con un colchón para emergencias.

5. ¿Cuán sólida es tu compañía? Si prefieres las mensualidades fijas, verifica la salud financiera de la compañía. ¿Es lo suficientemente estable como para garantizar los pagos durante varias décadas? Aunque la ley -como el Pension Protection Act de 2006- contiene provisiones para incrementar la seguridad de las pensiones, y compañías como la Pension Benefits Guaranty Corporation te brindan protección en caso de que el empleador no pueda hacerse cargo de los pagos, ¿puedes vivir con ese nivel de riesgo? Si la respuesta es no, decídete por el pago único.

LO QUE LAS MUJERES DEBEN saber sobre el dinero

A pesar de lo que digan muchos hombres, la mujer no solo tiene un instinto profundo de la economía casera, sino que también puede hacer muy buenas decisiones financieras cuando tiene algún dinero para invertir en el mercado de acciones o en algún negocio.

He aquí una lista de las 10 cosas esenciales que toda mujer debe tener en cuenta para manejar el dinero sin meterse en problemas con los acreedores… ¡ni con el marido!

1. La clave del éxito financiero es ponerse metas financieras.

2. El secreto de la riqueza es gastar menos de lo que se gana.

3. Dedicar un tiempo al manejo del dinero.

4. Educarse para expandir la mente y lograr el potencial que todas tenemos.

5. Ahorrar cuando nos está entrando bastante dinero.

6. No cargar a las tarjetas más de lo que se puede pagar cada mes.

7. Buscar un compañero de vida que sea una persona responsible desde el punto de vista financiero.

8. Ir de tiendas siempre con una lista de compras.

9. Comprar un auto y mantenerlo hasta que no pueda andar más.

10. Tener en cuenta que el dinero compra la independencia financiera e ir hacia esa meta mediante inversiones en la Bolsa, ya sea en acciones o en fondos mutuos.

Como todo en pareja se hace mejor, o al menos más acompañada, las finanzas rinden más y se manejan mejor cuando se unen dos que se llevan bien y que tienen metas económicas similares. Cuando se tiene un cónyuge permanente que está igualmente interesado en que prospere la fortuna familiar, la cosa se hace más fácil: las sesiones de análisis de las cuentas, seguir el mercado y estudiar las posibilidades se hacen más amenas en pareja.

Si ese es su caso, es importante que ustedes, como pareja, identifiquen desde el principio sus metas de inversión a largo plazo: la edad a la que se quieren retirar, las cosas grandes en las que quieren invertir (casa) o en que quieren disfrutar (bote, cabañita en las montañas, vacaciones), etc. Aunque el caso es ligeramente diferente si al casarse han hecho una declaración de separación de bienes, siempre es bueno contar con el criterio de otra persona a la hora de situar las inversiones y considerar opciones para sacarle producto a los ahorros.

Y una de las mejores alternativas (a menos que la economía se ponga realmente mala) es explotar el mercado de acciones que, siempre, a largo plazo, rinde frutos considerablemente grandes. Al cabo de muchos años de unión, verán con alegría el producto del amor y del buen sentido económico.