Dañina para la salud la frase: “Eso es tan gay”

Estudio de la Universidad de Michigan revela que los estudiantes que han escuchado esa frase son más propensos a sentirse aislados y sufrir dolores de cabeza, falta de apetito o problemas de alimentación

Guía de Regalos

Dañina para la salud la frase: “Eso es tan gay”
Los jóvenes gays educan a otros, pero siempre hay gente que no mide sus palabras.
Foto: Archivo

Chicago, 29 Ago – La frase “eso es tan gay”, utilizada sobre todo por jóvenes para calificar algo estúpido o indeseable, puede tener consecuencias negativas para estudiantes homosexuales, lesbianas o bisexuales, aseguró un estudio de la Universidad de Michigan (UM).

El análisis, que publicó la revista Journal of American College Health, indicó que la frase es parte del vocabulario de los estudiantes en todos los niveles de instituciones educativas, incluyendo universidades y es considerada por quienes la utilizan como inofensiva.

Sin embargo, “aunque sutil, ese lenguaje es hostil y puede ser perjudicial para las minorías sexuales. Debido a la naturaleza del estigma, la frase puede elevar la percepción de exclusión en ellos”, escribió Michael Woodford, profesor de la UM y principal autor del estudio.

A través de una encuesta por internet, un grupo de investigadores examinó el impacto de la frase “eso es tan gay” entre 114 estudiantes homosexuales, lesbianas y bisexuales (LGTB), en edades de 18 a 25 años.

Los resultados de la investigación confirmaron que los estudiantes universitarios que habían escuchado la frase “eso es tan gay” eran más propensos a sentirse aislados y sufrir síntomas negativos de salud, como dolores de cabeza, falta de apetito o problemas de alimentación.

Los estudiantes informaron la frecuencia con la que habían escuchado la frase en la escuela en los últimos 12 meses, además de responder preguntas sobre su aceptación social percibida en el campus, el bienestar físico, salud mental y la voluntad de revelar su orientación sexual.

Prácticamente todos los entrevistados dijeron haber escuchado “eso es tan gay” en la escuela por lo menos una vez en los últimos 12 meses. Casi la mitad de ellos expresó que “ha oído la frase más de 10 veces en el año” y sólo 14, el 13%, dijo que no conocía la expresión.

El aumento del riesgo de problemas de salud física de esos estudiantes se relacionó con una reacción de estrés que puede ocurrir cuando escuchan la frase, la cual “da a entender que hay algo malo con ser gay y al oír ese tipo de mensajes sobre uno mismo puede causar estrés y manifestarse en dolores de cabeza y otros problemas de salud”, precisó Woodford.

Los investigadores aseguran que aún cuando existe una gran cantidad de atención para abordar el acoso LGTB en los campus universitarios, también se requiere eliminar este bajo nivel de hostilidad.

“Las políticas y los programas educativos son necesarios para ayudar a los estudiantes, el personal y la facultad a comprender que ese lenguaje puede ser perjudicial para los estudiantes homosexuales y lograr desaparecer la frase de las escuelas”, concluyó.