LA se opone a las armas de asalto

El Concejo Municipal de Los Ángeles adoptó el miércoles una resolución de apoyo a una medida estatal del asambleísta Mike Feuer, que pide al gobierno federal que reanude la prohibición de armas de asalto que expiró en 2004.

Guía de Regalos

LA se opone a las armas de asalto
Desde que expiró la prohibición federal a las armas de asalto, éstas se han usado para matar a 350 personas.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

A través de una resolución, el gobierno de Los Ángeles se opuso este miércoles a la venta de rifles de asalto, como el AR-15 que se usó para matar a 12 personas en un cine de Colorado en julio.

Desde que expiró la Ley Federal de Prohibición de Armas de Asalto en 2004, éstas se han usado para matar a 350 personas. California y otros siete estados no permiten la venta de armas de grueso calibre.

“Todos hemos visto el lamentable efecto. La balacera en Aurora, Colorado, y la agresión contra [la entonces congresista] Gabrielle Giffords son algunos de los casos más mencionados”, dijo el concejal Paul Koretz, autor de la resolución que ayer aprobó el Cabildo con un voto unánime.

“La necesidad de volver a prohibir las armas de asalto está más presente que nunca”, resaltó.

La postura del Concejo Municipal se une a una resolución del asambleísta estatal y aspirante a la Procuraduría local, Mike Feuer, que pide al Congreso de Estados Unidos prohibir una vez más la venta al público de armamento de tipo militar en todo el país.

“Las armas de asalto siguen siendo una amenaza para nuestra nación”, cita la resolución del Cabildo. “Son un peligro especialmente para las fuerzas del orden y es importante que la Ciudad de Los Ángeles reitere su compromiso de limitar estas armas mortíferas”, agrega.

Hace unos días, la Policía y el Sheriff de Los Ángeles coincidieron en que si no se promulgan regulaciones federales que limiten el acceso a rifles capaces de disparar cientos de tiros por minuto se repetirán los tiroteos que se han visto últimamente.

En uno de estos incidentes, James Holmes, un joven con aparentes problemas mentales irrumpió en un cine de Aurora, Colorado, disparando a quemarropa contra los espectadores de la última película del superhéroe Batman. El saldo: 12 muertos y más de 50 heridos.

Las autoridades locales consideran que para evitar más tragedias también es necesario prohibir la venta de cartuchos para más de diez tiros, permitir que sólo se compre un arma cada mes, registrar las balas con el nombre del comprador, verificar la salud mental de quienes las adquieren, poder demandar a los fabricantes y fijar castigos más severos contra los agresores.

El próximo viernes, el Concejo de Los Ángeles debatirá una resolución que pide respaldar la propuesta de ley SB1315, del senador Kevin de León, para permitir que las ciudades promulguen ordenanzas más estrictas que regulen la fabricación, venta, posesión y uso de armas de fuego de juguete.

El jefe de la Policía de Los Ángeles, Charles Beck, ha recomendado a la Ciudad pedir a los fabricantes de pistolas de imitación que las pinten con colores vistosos para distinguirlas de las originales.