Piden libertad para preso de EEUU en Nicaragua

Se trata de Jason Puracal, de 35 años de edad, quien era un exitoso empresario de bienes raíces en Nicaragua

Piden libertad para preso de EEUU en Nicaragua
El Estadounidense Jason Puracal, quien purga una condena de 22 años en Nicaragua por narcotráfico y lavado de dinero.
Foto: AP

Activistas de derechos humanos y de la organización California Innocence Project están pidiendo la liberación de un estadounidense que purga una condena de 22 años en Nicaragua por narcotráfico y lavado de dinero.

Se trata de Jason Puracal, de 35 años de edad, quien era un exitoso empresario de bienes raíces en Nicaragua y que las autoridades de ese país lo vincularon con una célula de narcotraficantes para acusarlo de lavado de dinero y crimen organizado.

Los activistas llevaron ayer al Consulado de Nicaragua en Los Ángeles varias cajas donde se supone había 100,000 peticiones impresas, firmadas y recabadas a través de la plataforma social Change.org con el objetivo de presionar a las autoridades para lograr la liberación del estadounidense.

Sin embargo, empleados del consulado les indicaron que no podían recibir las firmas porque el cónsul se encontraba de viaje en Nicaragua y que ahí sólo era una oficina para trámites consulares, que las cajas debían ser entregadas a la embajada en Washington.

Jon Perri, representante de Change.org, aseguró que no existe evidencia que demuestre la culpabilidad de Puracal.

“No hay evidencia de que Jason haya cometido un crimen, lo sentenciaron de lavado, pero no tienen dinero que pruebe eso, ha sido sentenciado por narcotráfico, pero no tienen drogas”, comentó.

De acuerdo con Marco Macklis, abogado de California Innocence Project, luego de revisar el expediente de Puracal se determinó que el gobierno nicaragüense lo detuvo ilegalmente y sin pruebas.

“No existe evidencia alguna de que sea culpable, por eso estamos pidiendo al gobierno de Nicaragua que corrija ese error judicial”, dijo Macklis.

La Organización de las Naciones Unidas, indicó el abogado, también ha emitido una opinión a favor de la liberación de Puracal, ya que a principios de año un panel determinó que se había violado el derecho internacional al no ofrecerle un juicio justo.

Sarah Shourd, quien fue encarcelada junto a otros dos estadounidense en Irán acusados de ser espías, fue una de las que llevó al Consulado de Nicaragua las peticiones de libertad para Puracal.

“No me es difícil ponerme en los zapatos de Jason”, dijo la joven que permaneció más de dos años detenida por supuestamente cruzar la frontera de Irak a Irán cuando hacía excursionismo.

“No hay evidencia creíble en su contra y cuando una persona es erróneamente encarcelada, muchas personas son afectadas”, agregó.

Actualmente el caso de Puracal se encuentra en una corte de apelaciones en espera de un fallo que pueda revertir la sentencia que purga en la popular prisión de máxima seguridad de ese país conocida como La Modelo.

La campaña de apoyo a Puracal ha sido impulsada por el exdirector de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), Tom Cash, de 43 congresistas y de varios expresidiarios que cumplieron años en prisión de manera injusta y que han sido defendidos a través de California Innocence Project.

Puracal fue detenido en noviembre de 2010 y sentenciado a 22 años de prisión hace exactamente un año.