Exige pruebas antes de trato

Irán le ratifica a la OIEA que programa nuclear es solo para su uso pacífico

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, hablaba en  ceremonia y alegaba el uso pacífico de la energía nuclear por su país.
El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, hablaba en ceremonia y alegaba el uso pacífico de la energía nuclear por su país.
Foto: AP

TEHERÁN, Irán (EFE).— Irán exige que le sean entregadas las pruebas de las acusaciones y denuncias de otros países referidas a su programa nuclear para llegar a un acuerdo final sobre la modalidad de cooperación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Según dijo ayer Ali Asghar Soltanieh, representante de Irán ante el OIEA, “un motivo de desacuerdo entre Irán y el Organismo, que nos ha impedido llegar a un acuerdo final sobre una modalidad de cooperación, es que insistimos en que las pruebas de las acusaciones y denuncias hechas por otros países sean entregadas a Irán”.

Irán, signatario del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear, admite la supervisión e inspecciones de sus instalaciones nucleares, que llevan a cabo regularmente los expertos del OIEA, organismo de la ONU encargado de estas materia.

Sin embargo, Irán no ha firmado el Protocolo Adicional al TNP, por lo que no está obligada, sin un acuerdo especial, a permitir la inspección de otras instalaciones no nucleares, como es el caso de la base militar de Parchin, en el sureste de la capital iraní, motivo de disputa durante este año entre Teherán y el OIEA.

Mientras el OIEA ha insistido en que quedan asuntos “ambiguos” y “poco transparentes” en el programa iraní y reclamado repetidamente autorización para inspeccionar Parchin, Teherán ha reiterado que colabora sin limitaciones con el Organismo en el marco del TNP y que para visitar la base militar se precisa un acuerdo especial.

“Aceptar y asentir a las solicitudes del Organismo en cuestiones que considera ambiguas en el programa de energía nuclear de Irán no será posible antes de acordar un marco claro y la modalidad de cooperación”, dijo Soltanieh en declaraciones difundidas hoy por la televisión iraní en inglés, PressTV.

Soltanieh reiteró que “Irán ha probado repetidamente que esas reclamaciones y denuncias persiguen fines políticos y están dirigidas a socavar la cooperación entre Irán y el OIEA”, según la emisora de TV.

Irán está sometido a sanciones internacionales de la ONU y también a sanciones económicas de la UE, EEUU y otros países por su programa nuclear, que algunos Gobiernos, con el de Washington a la cabeza, consideran que puede tener una vertiente armamentista, lo que Teherán niega y afirma que es exclusivamente civil y pacífico.

Estados Unidos e Israel, los mayores enemigos de Irán, han amenazado con atacar su territorio si no suspende su programa nuclear., a los que Teherán ha respondido que nunca renunciará a sus actividades atómicas pacíficas y que dará una respuesta aplastante en caso de agresión.

Teherán también ha insistido en que no admite la implicación de Israel en la cuestión nuclear iraní, ya que ese país no es signatario de TNP y, según organismos internacionales de estudios estratégicos, dispone de un arsenal de varios cientos de armas atómicas no declaradas.

Un conflicto bélico en la zona de Oriente Medio y el golfo Pérsico podría tener consecuencias imprevisibles en un área de extrema importancia estratégica para el suministro mundial de hidrocarburos.

Aunque sin avances palpables, Irán mantiene abierta la negociación sobre inspecciones con el OIEA y también sobre el conjunto de su programa nuclear con el Grupo 5+1, compuesto por China, EEUU, Francia, Reino Unido y Rusia, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania.