Leyenda musical de Pet Shop Boys continúa con ‘Elysium’

'Elysium', del que se desprende el sencillo 'Winner', será estrenará el martes.

Leyenda musical de Pet Shop Boys continúa con ‘Elysium’
Neil Tennant (izq.) y Chris Lowe, el legendario dúo de música pop más conocido como Pet Shop Boys.
Foto: Pelle Crepin / EMI Music

Desde el momento en que Neil Tennant y Chris Lowe se conocieron, en agosto de 1981, hasta que lanzaron su primer álbum, Please, pasaron cinco años.

No se trató de un despegue inmediato al éxito, ni tampoco de un calculado proyecto musical.

Pet Shop Boys -el nombre que eligieron para su dúo, después de tantear el de West End- nació, creció y alcanzó la madurez en un largo proceso de evaluación y progreso que, a lo largo de casi tres décadas, ha generado temas tan destacados (y extraordinarios) en la historia de la música contemporánea como West End Girls, Opportunities (Let’s Make Lots of Money), Suburbia, Love Comes Quickly, It’s a Sin, Rent, What Have I Done to Deserve This?, Domino Dancing, Left to My Own Devices, Being Boring, New York City Boy, I’m with Stupid, Integral, Numb o Together, y covers impecables de Always on My Mind, Go West, Where the Streets Have No Name (I Can’t Take My Eyes Off You) o Somewhere, entre otros muchos.

La lista, como se puede apreciar, es interminable y, al mismo tiempo, una banda sonora de la vida de muchos de sus fans que han crecido con ellos.

Este martes, Pet Shop Boys presenta su onceavo álbum de estudio, Elysium -que sigue la regla del dúo de bautizar sus discos con una sola palabra-, del que se desprende el tema Winner, que regresa a un sonido pop mucho más tradicional -y orquestal- de la banda.

Elysium se grabó en Los Ángeles, por primera vez en la historia de la pareja, acompañados por el productor Andrew Dawson, ganador de tres Grammy por su trabajo con Kanye West.

Lowe, su músico, tecladista y co-compositor habló con La Vibra de los motivos de este desplazamiento de su Inglaterra natal al sur de California, además de razonar por qué Pet Shop Boys llena estadios en México, Suramérica y Europa, mientras que en Estados Unidos, desde hace un par de décadas, su presencia es más disimulada…

El álbum —y especialmente el sencillo ‘Winner’—, parecen un regreso a un sonido mucho más años 80 de lo que Pet Shop Boys nos ha tenido acostumbrados recientemente…

Mucha gente dice eso. Especialmente en Inglaterra… Hace mucho tiempo que no habíamos grabado esa clase de temas. Lo hicimos en Manchester en una semana, en pleno invierno. Winner es tema emocional, nada frío. Hay una cierta melancolía. De hecho quisimos crear un sentimiento durante todo el álbum. A diferencia de Yes [el álbum previo] que era muy pop ligero, este es más reflexivo, con un ritmo mid-tempo. Lo grabamos en Los Ángeles, por eso tiene un sonido distinto, más Los Ángeles.

¿Qué es lo que consiguieron musicalmente en LA que no hubieran podido obtener en Londres?

En Los Ángeles sabíamos que lograríamos cantantes de coro increíbles. Grabamos con una orquesta en los estudios Capitol en Hollywood, con Andrew Dawson. Con todo ello sabíamos que íbamos a obtener una calidad muy concreta, con mucha profundidad, espacio, atmósfera.

¡Y fue maravilloso vivir en Los Ángeles durante tres meses!

Ese sonido del que hablabas antes, con cierta profundidad, ¿no crees que está algo abandonado en el pop contemporáneo?

Nosotros hacemos lo nuestro… No es la misma música pop que se hace en estos momentos. La música pop de hoy en día es muy “dura”, brutal. Nosotros nos aproximamos [al pop] desde una perspectiva distinta: es más preciosista, tranquila, emotiva. No hacemos EDM [música electrónica de baile, por sus iniciales en inglés], o como quieras llamarlo. Aunque hacemos pop, no es el pop que se destila hoy en día, sin tampoco influencias R&B… aunque sí se podría oír a alguien rapeando en algunos de los temas…

No sé yo si se podría rapear durante la canción ‘The Way Through the Woods’ [incluida en un EP previo a ‘Elysium’]… Es un tema de lo más místico y diría que casi cinematográfico…

De hecho vamos a lanzar una versión instrumental del álbum… Es lo bueno de grabar en Los Ángeles. Obtienes ese sonido cinematográfico, esa profundidad, por la forma como se hacen los discos, por los instrumentistas… Pero siempre añadimos un elemento cinematográfico a la música que hacemos. De hecho hemos escrito música para películas como The Battleship Potemkin y para ballet… Hacemos mucho más que pop, pero también inyectamos otros estilos a nuestro pop.

También escribieron un musical teatral, ‘Closer to Heaven’.

Sí, pero no quisimos que fuera un catálogo de nuestras canciones conocidas. Escribimos música nueva que fuera única. Desgraciadamente nunca llegó a Estados Unidos, quizás un día… A lo mejor volveremos a escribir otro musical. Quién sabe.

El EP de ‘Winner’ contiene el ‘cover’ de la canción de Bee Gees, ‘I Started a Joke’. ¿Qué necesita una canción para que Pet Shop Boys haga su propia versión?

Siempre nos gustó esa canción. Esa es la que usamos en una gira reciente cuando salíamos al escenario. Cuando Robin Gibb murió recientemente decidimos hacer este cover como homenaje a él y a los Bee Gees. Sabíamos que iba a funcionar porque es un tema que emplea el mismo registro de voz que Neil tiene. La pérdida de Robin Gibb es tan triste… Los Bee Gees fueron una parte tan importante de mi adolescencia. Tuve la suerte de tener la edad suficiente para poder ir a los clubs cuando Saturday Night Fever llegó a donde vivía y la [música] disco… Es una parte muy importante de mi desarrollo musical. Siempre me ha gustado la música disco y poder hacer un cover de esta canción ha sido muy especial.

¿Cómo definirías ‘Elysium’ tomando como referencia el resto de álbums de su carrera?

Nuestro sonido ha cambiado durante los años, pero aún así creo que está más cerca de Behavior [1990] o Release [2002], que del pop ultra y contagioso de Yes [2009] o Very [1993]. Es un álbum que versa sobre el hacerse viejo, en ver dónde uno está en la vida… Es un álbum mixto, sin artificio.

A pesar de que Pet Shop Boys son conocidos en EEUU, existe un silencio mediático con respecto a los que hacen, a diferencia de otros países y continente. ¿A qué se debe eso?

No lo sé… Tenemos un seguimiento considerable, pero “underground”. Siempre vamos de gira [a EEUU], pero lo hacemos sin llamar mucho la atención. Y ese es un lugar en el que me gusta estar… [duda en seguir hablando]… No sé cómo responder a eso [risas]. Nunca conseguiremos que la radio toque nuestros temas. La música pop de hoy es acerca de ser joven, y los dos tenemos cincuenta y tantos años, y hacemos música pop. Eso es aceptable en la música rock, pero no parece que así sea en el pop… aunque Madonna también tiene más de 50 años… no lo sé. No quiero pensar mucho en eso. A ver qué pasa ahora… [risas].

¿Cuál es tu perspectiva de quién es Pet Shop Boys en el mundo de la cultura musical popular?

No pienso mucho en ello… Lo que nos gusta es hacer música y hemos sido lo suficientemente afortunados de hacerlo. La industria de la música pop tiene una vida generalmente muy corta. Que podamos seguir haciéndolo es un logro increíble y me siento privilegiado que aún podemos hacerlo. Y aunque no nacimos como banda que fuera a tocar en directo, nos hemos convertido en una, y durante los últimos 20 años lo hemos hecho. De hecho estamos planeando una nueva gira que empezará en Suramérica el próximo mes de febrero. Es un privilegio seguir haciendo esto y ganar dinero con ello.