Presos llaman a compañeros a portarse bien

El Departamento de Prisiones a punto de iniciar un cambio de política en el manejo de los presos vinculados a las pandillas

Presos llaman  a compañeros a portarse bien
Presos en California están organizando un movimiento para parar la violencia en las cárceles y así mismo para que el gobierno mejore sus condiciones.
Foto: Archivo / La Opinión

SACRAMENTO.- Reos de las celdas de confinamiento en solitario conocidas en inglés por las siglas SHU de la Prisión Estatal de Pelican Bay hicieron un llamado a todos los presos de las prisiones estatales y las cárceles para poner fin a todas sus disputas y rencillas entre los diversos grupos raciales a fin de lograr cambios que los beneficien.

El llamado al cese de las hostilidades, lanzado por el mismo grupo que llevo a cabo una huelga de hambre en las prisiones estatales, el año pasado, planea entrar en vigor el 10 de octubre.

La fecha de inicio del cese de los enfrentamientos coincide con el arranque de un plan piloto por parte del Departamento de Prisiones (CDCR) para hacer cambios en el manejo de los presos que tienen nexos con las pandillas y son resguardos en celdas SHU.

En el acuerdo hecho a mano por varios prisioneros identificados como la Colectiva del Corredor Corto de los SHU de Pelican Bay, enviado a las organizaciones defensoras de los presos, también llaman a los presos de todo el estado a usar la diplomacia para arreglar sus disputas.

“Si surgen problemas personales, la gente necesita hacer todo lo que puedan para agotar los métodos diplomáticos, y no dejar que los asuntos personales o individuales escalen a un nivel grupal racial”, indican.

Alertan también que las autoridades de las prisiones podrían intentar echar abajo el acuerdo ya que en el pasado no han colaborado con ellos y no han respondido a sus peticiones.

“Estos son prisioneros que están llamando a unirse y dejar a un lado las hostilidades para que se hagan cambios que los beneficien dentro de las prisiones. Es un movimiento de derechos humanos porque las mejoras que han logrado, como que les den radios o televisiones son mínimas, mientras que no han conseguido que les cumplan su demanda principal, poner fin al encierro en solitario por 20 o 30 años”, dijo en entrevista por teléfono Azadeh Zohrabi de la Coalición en Solidaridad con la Huelga de Hambre de los Presos.

Las críticas condiciones del aislamiento por tiempo indefinido de los presos con nexos pandilleriles debido a que no quieren cooperar con las autoridades para denunciar a quienes están involucrados en las pandillas, los llevó el año pasado a una huelga de hambre en la que participaron 12 000 reclusos de 13 prisiones de todo el estado.

“Espero que sean sinceros en lo que dicen que van hacer porque como presos siempre deberían comportarse dentro de la ley “, dijo Terry Thorton, portavoz del CDCR.

Recordó que a partir de octubre pondrán en marcha un programa piloto por dos años para el manejo de las pandillas en el que sólo se pondrá en las celdas de confinamiento en solitario a aquellos presos responsables de manera individual por su comportamiento.

Las nuevas regulaciones recortarán el tiempo que los presos pasan en aislamiento; y les darán más privilegios si participan en ciertos programas.

María Moreno, una madre inmigrante de El Salvador quien tiene a sus dos hijos en celdas de confinamiento solitario en Pelican Bay, Víctor y Alexander Amaya, dijo desconocer el acuerdo alcanzado entre los presos y las nuevas regulaciones que entrarán en vigor. “Lo único que sé, es que hay muchas injusticias, y lo que los padres queremos es que los dejen pagar sus condenas sin quitarles su dignidad”, anotó.