Exige se aclare muerte

Sucedió en una operación militar contra un grupo armado en Perú

Exige se aclare muerte
El presidente de Perú, Ollanta Humala.
Foto: Notimex

LIMA, Perú (EFE).- El presidente de Perú, Ollanta Humala, afirmó ayer que la muerte de una niña en una operación militar contra un grupo armado “tiene que investigarse y aclararse” y negó que su Gobierno haya intentado ocultar este hecho.

El caso “tiene que investigarse y aclararse, no solamente para la familia, sino también para la gran familia que somos todos los peruanos y peruanas”, enfatizó Humala en declaraciones a los periodistas.

Una niña de ocho años murió el domingo pasado tras recibir un disparo por la espalda durante un enfrentamiento entre militares, policías y remanentes del grupo Sendero Luminoso en el distrito de Santo Domingo de Acombamba, en la región Junín.

En un primer momento, las autoridades peruanas señalaron que la operación había permitido rescatar a tres menores del poder de los subversivos y detener a dos mujeres, aunque no informaron de la muerte de la otra menor.

Posteriormente, el Gobierno ha aceptado que una de las mujeres era la madre de los cuatro niños que, según las autoridades del distrito, no estaban en poder del grupo armado y se encontraban, más bien, en su casa en el momento del enfrentamiento.

Humala recordó ayer que él fue militar y participó en la lucha contra los grupos terroristas, por lo que tiene experiencia en la forma en que se enfrentaba en el pasado a estas bandas armadas.

“Quiero señalar claramente que nuestra posición es distinta a las condiciones de antes, donde había operaciones, muchas veces, que se ocultaban. Nosotros no ocultamos nada, nosotros somos los primeros en pedir que se aclare esto”, enfatizó.

Añadió que “esta nueva estrategia” de su Gobierno está permitiendo que se realicen “intervenciones precisas, con mayor inteligencia” que permiten la captura “de mandos importantes” y el rescate de niños adoctrinados por los terroristas.

El gobernante dijo que los pobladores de las zonas rurales que ocupa la banda armada, en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), son chantajeados por los terroristas con la propiedad de las tierras.

“Hay una política de miedo porque no hay presencia del Estado, que durante muchos años asumió que esta población y territorios no eran importantes”, acotó.

Ante la exigencia de las bancadas opositoras en el Congreso de la República para que se investigue la muerte de la menor, Humala dijo que el Parlamento “tiene todo el derecho de hacer control político”.

“Hay que buscar la unidad para enfrentar al terrorismo, vamos a ganar la batalla”, concluyó.