Breves de los negocios

Dos docenas de pasajeros se unieron ayer a la demanda en Nueva York contra JetBlue Airways Corp. provocada por las vociferaciones de un piloto durante un vuelo que atravesaba el país. Ya son 34 pasajeros los que aseguran que temieron por sus vidas cuando un piloto tuvo que ser dominado en la cabina mientras vociferaba sin control durante un vuelo con destino Las Vegas en marzo pasado. El vuelo fue desviado y aterrizó sin dificultades en Amarillo, Texas. Se presentó una demanda enmendada en el tribunal federal en Brooklyn; en ella se asegura que JetBlue fue responsable de “negligencia agravada” al permitir que volara el Capitán Clayton Osbon, quien fue acusado de interferencia con la tripulación de un vuelo, pero fue declarado no culpable en julio a causa de demencia. Los demandantes, la mayoría del área de Nueva York, solicitan 2 millones de dólares en daños por angustia emocional.

American Airlines asegura que si los pilotos no ponen fin a acciones que están distorsionando sus vuelos llevará al sindicato ante un tribunal. Un alto ejecutivo suyo dijo a líderes del sindicato que algunos pilotos estaban tomando “medidas ilegales, coordinadas para causar daño a la compañía” al presentar más quejas de mantenimiento y otras tácticas, lo que provoca un aumento en vuelos demorados y cancelados. El sindicato se dijo molesto por la decisión de la compañía de usar la protección contra quiebra para imponer nuevos salarios y reglas de trabajo a los pilotos; dijo ayer que no hay faltas por simulación de enfermedad ni mayor lentitud debido a una rigurosa aplicación de las normas laborales que provoque un aumento de los vuelos demorados y cancelados de American.