Cadena perpetua para dos asesinos

Trabajaban para el cartel de la droga y disolvían en ácido a sus víctimas

Cadena perpetua para dos asesinos
David Valencia, uno de los acusados durante el juicio.
Foto: AP

Dos hombres fueron condenados a prisión perpetua sin la posibilidad de libertad condicional el viernes por su participación en una pandilla mexicana de droga que disolvía los cuerpos de sus víctimas en ácido.

José Olivera, de 38 años, fue sentenciado a cinco cadenas perpetuas consecutivas y David Valencia, de 42, recibió dos cadenas perpetuas consecutivas por cargos que incluyen asesinato y secuestro. Fueron los primeros acusados en ir a juicio por un caso que según los fiscales es uno de los peores ejemplos de la violencia mexicana relacionada con la droga que atraviesa la frontera hacia EE.UU.

Un jurado condenó en mayo a ambos hombres por estrangular a dos víctimas después de mantenerlas prisioneras durante casi tres semanas en una casa en San Diego en 2007, y luego disolver los cuerpos en ácido. Olivera fue condenado por asesinar a otro hombre cuyo cuerpo fue abandonado en la cajuela de un automóvil.

John Einhorn, juez del tribunal superior de San Diego, dijo que los hombres merecían condenas máximas por delitos que eran “reprensibles, antisociales y dañinos para la comunidad de San Diego” por algo de lo que no había sido testigo en 18 años en el tribunal.

“Si hay dos hombres que no merecen ningún atenuante, son estos dos hombres ante este tribunal hoy”, dijo el juez.

Los enfrentamientos entre cárteles de la droga han provocado una violencia impactante sobre las ciudades mexicanas en la frontera con EE.UU., pero San Diego y otras ciudades de la frontera de EE.UU. habían sido respetadas en general, y se jactaban de tener uno de los índices de asesinato más bajos en EE.UU.

Los secuestros y los asesinatos adjudicados a “Los Palillos” eran muy inusuales por su brutalidad. Los fiscales aseguran que los secuestradores se disfrazaban con uniformes de policía, secuestraban rivales o personas ricas para pedir rescate y abandonaban los cuerpos en cajuelas, junto a carreteras o los disolvían en ácido.

El grupo operó en el área de San Diego desde 2004 a 2007, según los fiscales. Se dispersó cuando el FBI rescató a un hombre que fue secuestrado después de haber sido engañado en una cita por una mujer que fingió estar atraída por él y la víctima de la familia pagó 193,000 dólares en rescate.

Las autoridades dicen que el grupo desertó en 2002 del cartel Arellano Félix, con sede en Tijuana, que se hizo famoso en la década de 1990 por disolver los cuerpos de rivales en cubas de ácido.

Olivera y Valencia fueron los primeros de 17 acusados en ir a juicio, acusados de matar a dos hombres incluso después de que la familia de una de las víctimas pagó cientos de miles de dólares en rescate. Está programado que en noviembre comience un juicio para Jorge López, 33, y Juan Estrada, 40, a quienes las autoridades identificaron como líderes.

Se espera que el juicio contra los presuntos cabecillas dure de nueve meses a un año, dijo Mark Amador, fiscal adjunto del distrito. Los fiscales están pidiendo la pena de muerte para ambos hombres, que ya están cumpliendo cadenas perpetuas por otros delitos.

Más de 80 testigos atestiguaron durante el juicio de tres meses contra Olivera y Valencia. Los abogados de la defensa argumentaron que se había concedido indulgencia a los testigos de la fiscalía y no eran creíbles.

Ninguno de los dos hombres dijeron nada en la audiencia del viernes después de renunciar a sus derechos de comparecer en las audiencias de indemnización para las víctimas.