Argentina busca callar protestas de guardacostas y policías

Varios agentes se quejaron de que los salarios que perciben bajaron de 7,000 a 4,100 pesos (de $1,486 a $870)
Argentina busca callar protestas de guardacostas y policías
Miembros de la Prefectura Naval Argentina, organismo responsable de la seguridad en el mar y las vías navegables, realizan una insólita movilización frente a la sede del organismo.
Foto: EFE

BUENOS AIRES – El gobierno argentino anunció el miércoles que este mes los miles de guardacostas y policías de frontera que se manifiestan de forma pacífica en contra del recorte de sus sueldos percibirán los haberes sin descuentos.

El jefe de gabinete, Juan Manuel Abal Medina, tuvo que salir a poner paños fríos a las crecientes manifestaciones de miembros de Prefectura Naval (guardacostas) y Gendarmería ante las sedes de ambas fuerzas en distintos puntos del país. Varios agentes se quejaron de que los salarios que perciben bajaron de 7,000 a 4,100 pesos (de $1,486 a $870).

Abal Medina dijo a periodistas que se dará un “pago compensatorio” y por “única vez” a aquellos guardacostas “que cobren menos de 12,500 pesos” ($2.654)”, lo que alcanza a 90% de la fuerza, y que los policías de frontera percibirán sus haberes sin descuentos en los próximos días.

El funcionario admitió que la aplicación del decreto que determinó el recorte salarial “ha sido francamente desastrosa” porque perjudicó a los suboficiales con menores ingresos. Explicó que, a raíz de un fallo de la Corte Suprema, el gobierno se propuso regularizar la situación salarial de esas fuerzas de seguridad y terminar con los ítems adicionales no remunerativos que percibía un sector generando “distorsiones” en la escala de sueldos.

Al denunciar que se aplicó indebidamente la medida a efectivos de menor rango, el funcionario señaló que “se está usando a los (agentes) de más abajo como carne de maniobra por aquellos que quieren mantener los privilegios” de salarios más altos, que van entre 70,000 y 80,000 pesos al mes (entre $14,861 y $16,985). Agregó que de ahora en más “el Ministerio de Seguridad, con el asesoramiento del Ministerio de Economía, va a pagar los salarios a Gendarmería y Prefectura”.

Hasta ahora, Prefectura Naval y Gendarmería liquidaban los sueldos a sus respectivos agentes.

Para reforzar las palabras del jefe de Gabinete, el Ministerio de Seguridad señaló por su parte que “tras haberse detectado irregularidades en la liquidación de haberes del mes de septiembre de la Prefectura Naval ha dispuesto reliquidarlos de modo que los salarios de bolsillo inferiores a 12,500 pesos no sufran variaciones”.

Agregó que “la diferencia entre lo percibido en agosto y lo actual será compensada por planilla complementaria”, indicó la autoridad, que anunció además que “se iniciarán sumarios y se instrumentarán las respectivas presentaciones judiciales” para despejar responsabilidades.

Guardacostas asentados en barrios del sur de la capital argentina dijeron a periodistas que han sufrido una reducción de entre el 30 y 60% en sus haberes debido al decreto de septiembre que estableció una modificación en la escala salarial en esa fuerza y en la policía de fronteras.

Los prefectos se reúnen desde la víspera en la entrada principal de la sede de Prefectura Naval donde exhiben pancartas en las que expresan su descontento y después de escuchar las palabras de Abal Medina varios de ellos continuaban exigiendo una entrevista con autoridades de la secretaría de Seguridad. Entre los puntos del reclamo presentado figura la devolución de los “adicionales” a los salarios que fueron suprimidos a raíz de los cambios en el cálculo de los haberes y un salario mínimo de 7,000 pesos ($1,486).

Otros guardacostas con asiento en las ciudades patagónicas de Comodoro Rivadavia y Río Gallegos se han sumado a la protesta. En tanto, efectivos de la ciudad de San Nicolás, a 250 kilómetros de esta capital, se unieron en las últimas horas al reclamo de sus camaradas en el marco de una protesta “pacífica y sin armas”.

Guardacostas indicaron que las manifestaciones se están extendiendo además a unidades de las ciudades de Mar del Plata, Rosario, Quequén, Zárate, Posadas, Paso de los Libres y La Plata.

En tanto, los policías de frontera que se apostaron ante el edificio central de la fuerza en esta capital reclaman el “cese inmediato del decreto” y contar con un servicio de salud digno.

En la localidad de Jesús María, en la provincia central de Córdoba, aspirantes a la Escuela de Suboficiales de Gendarmería también se manifestaban en apoyo a los camaradas de Buenos Aires.

El controvertido decreto establece la revisión de “algunos suplementos particulares y compensaciones que percibe el personal con estado militar de gendarme en actividad de la Gendarmería Nacional y con estado policial en actividad de la Prefectura Naval Argentina”.

Raúl, un gendarme que no se quiso identificar más que por su nombre de pila, dijo al canal de cable Todo Noticias que el recorte de los sueldos se debe además a que “fueron derogados ítems que se pagaban en negro”.