No hubo equivocación

Hasta ahora, las autoridades mexicanas sólo han dicho que policías federales dispararon contra el vehículo diplomático
No hubo equivocación
Autoridades tratan de establecer el presunto vínculo del cártel de los Beltrán Leyva en el atentado a personal de la CIA en México.
Foto: AP

MEXICO, D.F.- Un alto funcionario estadounidense dijo que hay contundentes pruebas de que policías federales mexicanos que dispararon contra un vehículo de la embajada de Estados Unidos en México, en el que viajaban y resultaron heridos dos agentes de la CIA, trabajan para el crimen organizado.

Mientras, un funcionario mexicano que conoce la investigación sobre dicho ataque ocurrido el 24 de agosto dijo el martes que fiscales investigan si el cartel de los hermanos Beltrán Leyva están detrás del atentado.

“Aquí no se trata de un operativo del tipo ‘vamos a pedir un soborno por una infracción de tránsito'” dijo el funcionario estadounidense que conoce la investigación. Aquí es de que ‘vamos a matar específicamente a esta gente en este vehículoo”.

Tanto los funcionarios estadounidense y mexicano hablaron bajo la condición del anonimato porque se trata de un tema diplomático muy sensible.

El funcionario mexicano dijo que una de las líneas de investigación es que miembros del cartel de los hermanos Beltrán Leyva estaban interesados en atacar a las personas dentro del vehículo, porque algunos de sus vigilantes (conocidos en México como “halcones”) los habían visto pasar por el área anteriormente y tuvieron la impresión de que estaban investigando a ese grupo criminal.

Los agentes de la CIA se dirigían el día del ataque a una instalación militar con un capitán de la Marina mexicana que los acompañaba en el vehículo, cuando hombres armados abrieron fuego desde otro carro y se inició una persecución.

El vehículo de la embajada intentó escapar, pero otros tres carros se unieron al vehículo del que originalmente fueron atacados y comenzaron una persecución, según un comunicado de la Marina divulgado después del ataque.

“Se trata de alguien con un arma automática de alto calibre que descarga un cargador, recarga y continúa disparando al mismo punto, claramente con la intención de penetrar el blindaje y presumiblemente matar a quienes están dentro”, dijo el funcionario estadounidense a la AP.

Cámaras de seguridad en el área grabaron a dos vehículos civiles que perseguían a la camioneta de la embajada, dijo el funcionario mexicano.

Hasta ahora, las autoridades mexicanas sólo han dicho que policías federales dispararon contra el vehículo diplomático.

Los dos oficiales de la CIA resultaron con heridas que no amenazaban su vida y regresaron a Estados Unidos. El capitán de la Marina no fue lesionado y al momento del ataque pidió apoyo oficial por radio.

Doce policías federales permanecen en prisión preventiva a la espera de que les formulen cargos. 51 policías han testificado en dicha investigación.

Raúl Benítez, un experto en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo a la AP que fuentes militares le habían dicho que el ataque “no fue una equivocación” y que “el objetivo era aniquilar a los tres pasajeros del automóvil”.