Declaran huéspedes ilustres de Quito a príncipes de Asturias (Fotos)

La acción forma parte de las actividades de Felipe de Borbón y Letizia en el país sudamericano con el proposito de estrechar lazos comerciales
Declaran huéspedes ilustres de Quito a príncipes de Asturias (Fotos)
Felipe de Borbón junto a su esposa Letizia y el presidente de Ecuador, Rafael Correa.
Foto: EFE / José Jácome

Quito – Los príncipes de Asturias fueron declarados hoy huéspedes ilustres de Quito en una ceremonia en la Iglesia de la Compañía, una de sus joyas coloniales, en la que también recibieron las llaves de la ciudad.

“Esta llave que nos entregáis abre aún más nuestros corazones a los quiteños”, dijo Felipe de Borbón bajo la cúpula ornada hasta la extenuación de la iglesia, el mayor ejemplo de la escuela de barroco quiteño.

El acto en el templo fue la segunda parada del día del heredero de la Corona española y su esposa Letizia, que previamente clausuraron un foro de empresarios españoles y ecuatorianos.

El viaje de los Príncipes tiene como meta principal apoyar la presencia de compañías españolas en Ecuador y, anteriormente en Panamá, de donde llegaron ayer.

Felipe de Borbón destacó en el acto de hoy la presencia española en Quito, incluida su fundación hace 478 años por el cordobés Sebastián de Benalcázar.

También recordó la actividad “de un número muy considerable y creciente de empresas españolas que colaboran en el desarrollo y la modernización de la ciudad y del país”.

Asimismo, apuntó la contribución de fondos de cooperación española a la restauración del centro colonial de Quito, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Augusto Barrera, dijo que la entrega de las llaves “es un acto simbólico que expresa no solo la bienvenida, sino que otorga a los visitantes un derecho ideal de abrir las puertas de esta geografía”.

Barrera, que estuvo acompañado de los concejales del cabildo, entregó a los príncipes un certificado que les reconocía como huéspedes ilustres, las llaves de la ciudad y una imagen de un colibrí, ave símbolo de Quito y de Ecuador, según dijo.

La visita a la iglesia estuvo protegida por un fuerte dispositivo policial y por un helicóptero militar, pero aun así el príncipe se acercó a los quiteños congregados en la calle para estrechar manos, mientras su esposa se hacía fotos con una mujer indígena.

A continuación se desplazaron al Palacio de Carondelet, la sede presidencial, en cuyo pórtico les recibió el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Desde los soportales de Palacio, los Príncipes y el mandatario saludaron a la gente congregada en la Plaza de la Independencia, el corazón del centro colonial de Quito, que les recibieron con gritos de “Correa Presidente”, “Viva España” y también “Repsol mata”.

Las alusiones a la empresa española Repsol las hizo un pequeño grupo de manifestantes que protestaban contra sus operaciones en un bloque petrolero ubicado en el Parque Natural Yasuní, en la Amazonía.

“Estamos defendiendo al Yasuní, pidiendo a Repsol que respete los derechos humanos y la naturaleza, y se haga una veeduría (investigación) del bloque 16″, dijo a Efe Gaby Coales, una portavoz de los manifestantes.

Coales reconoció que carecen de pruebas de violación de los derechos humanos en esa área, pero insistió en que el problema es que la entrada está restringida y se desconoce si hay derrames petroleros.

En cambio, una portavoz de la compañía señaló a Efe que “Repsol no tiene ningún expediente ambiental abierto, hay cero conflictividad con las comunidades en 20 años de operación en el sitio y se cumple con toda la normativa legal vigente interna”.