Irregularidad de América y Chivas aleja a afición

La irregularidad de América y Chivas hizo que en este clásico la afición se alejara del estadio Azteca, que registró una de las peores entradas para un clásico en años.

Irregularidad de América y Chivas aleja a afición
La irregularidad de América y Chivas alejó a la afición del Clásico.
Foto: Notimex

México, 6 Oct. (Notimex).- El mal paso del Guadalajara y la irregularidad de América en el Torneo Apertura 2012 de la Liga MX, o quizá sólo la falta de pasión, provocó que el estadio Azteca registrara una de sus peores entradas para un clásico nacional.

El sábado era un día perfecto para este partido de futbol, con el tráfico acostumbrado, aderezado por una vorágine “azulcrema” y “rojiblanca” que empezó a hacer acto de presencia por toda la ciudad para generar un caos que solo un duelo como éste es capaz de crear.

Tras sortear un complicado camino para llegar al “Coloso de Santa Ursula”, el cual pudo variar de una hora, hora y media o mucho más, comenzaba el conflicto de encontrar un buen lugar para estacionarse, si el deseo era no dejarlo en el estacionamiento oficial.

Luego de pagar desde 50 hasta 150 pesos, en calles aledañas, o en su caso 60 en el inmueble dos veces mundialista, la consigna era conseguir un boleto, sino se contaba con él.

Y la misión no fue muy complicada, pues en las taquillas había una disponibilidad importante, o en su caso los revendedores tenían muchos, algunos inclusive con tal de no perder la inversión que hicieron, ya no los ofrecían al doble de su costo, como lo hacían por la mañana, sino a un precio menor al original.

Ya adentro, el panorama no era el mejor, pues se pudieron observar muchos huecos en todos los sectores de la tribuna, donde el equilibrio estaba latente, pues así como se observaban innumerables playeras tapatías, las capitalinas no eran menos.

Necesitado de un buen espectáculo, algo que suele ocurrir con poca frecuencia en estos cotejos, un joven aficionado no tuvo recato en gritar “en vez de regalar balones regalen goles”, al momento que los jugadores de América entregaban esféricos a la tribuna, que ávida de un buen futbol solo esperó no llevarse una nueva decepción en este encuentro.