Tras los mapas legislativos

Si tienen éxito, sería la primera vez que un partido logra una súper mayoría en una de las cámaras de la Legislatura desde que los votantes de California aprobaron la Proposición 13 en 1978, que aumentó el umbral de votos para aprobar los aumentos de impuestos a dos tercios
Tras los mapas legislativos
Asambleísta republicano Bill Berryhill.
Foto: Archivo La Opinion

SACRAMENTO.- El camino hacia una mayoría legislativa de dos tercios en el Senado estatal -la capacidad de los demócratas de cambiar la política impositiva y levantar los vetos del gobierno- pasa en parte por el Valle Central de California.

Gracias al panel independiente para la delimitación de nuevos distritos aprobado por los votantes, los demócratas están cerca de lograr la súper mayoría que necesitan para actuar sin el apoyo de los republicanos, que han caído a solo 30 por ciento de los votantes registrados en el estado.

Uno de los distritos clave que deben lograr es el 5° Distrito del Senado, un distrito moderado ubicado en el extremo superior del Valle San Joaquin desde Galt a Modesto y que está divido en partes aproximadamente iguales entre republicanos y demócratas.

Dos miembros de la Asamblea del estado, el republicano Bill Berryhill y la demócrata Cathleen Galgiani, presentan como ventaja su capacidad de cooperar superando las barreras partidarias al mismo tiempo que difieren en temas como el financiamiento del sistema de trenes rápidos de 68,000 millones de dólares apoyado por el gobernador Jerry Brown y una ley aprobada hace un año que transfiere la responsabilidad por los delincuentes procesados por delitos leves de las prisiones estatales a las cárceles de los condados.

Galgiani apoya ambos, mientras que Berryhill se opone. Los demócratas cuentan con el triunfo de Galgiani para obtener su súper mayoría, aunque la candidata le resta importancia a eso.

“Probablemente soy la demócrata más independiente postulándose al Senado”, dijo. “Soy una de las personas que trabaja en ambos lados del pasillo”.

Pero Berryhill dijo que la posibilidad de que un triunfo de Galgiani pueda ser la llave para que los demócratas se acerquen a una súper mayoría en Sacramento es algo que atrae la atención de los votantes del distrito. “Eso asusta a muchas personas”, dijo. “Es casi como darle una dictadura a un partido”.

Incluso si los demócratas alcanzaran el umbral en el Senado, la posibilidad de que logren lo mismo en la Asamblea son lejanas, por lo que de todas maneras necesitarían encontrar algo de apoyo republicano.

Sin embargo, la capacidad de que la elección de noviembre dé a los demócratas una mayoría de dos tercios en al menos una cámara de la Legislatura es la dinámica dominante de las candidaturas legislativas del estado de este año. Los demócratas están apenas a dos escaños en la Asamblea y el Senado, pero se considera que es más probable que lo logren en el Senado.

Si tienen éxito, sería la primera vez que un partido logra una súper mayoría en una de las cámaras de la Legislatura desde que los votantes de California aprobaron la Proposición 13 en 1978, que aumentó el umbral de votos para aprobar los aumentos de impuestos a dos tercios.

La última vez que una de las cámaras logró una súper mayoría fue en la sesión 1977-78, cuando los demócratas lograron una ventaja 57-23 en la Asamblea.

Una súper mayoría permitiría a los demócratas aprobar aumentos de impuestos, aprobar legislación de emergencia, rechazar vetos del gobierno o cambiar las reglas de la cámara sin tener en cuenta a los republicanos.

Los demócratas podrían alterar el sistema impositivo del estado de una manera que actualmente puede ser bloqueada por la minoría republicana, dijo Darrell Steinberg, demócrata de Sacramento, presidente pro tempore del Senado. Dijo que eso podría incluir ampliar la base tributaria al mismo tiempo que baja las tasas de impuestos y crea incentivos para que fabricantes con salarios altos se desarrollen en California.

Es el tipo de escenario que preocupa a los republicanos, pero esperan que también tenga eco en los votantes que no están dispuestos a ceder el control a un gobernador y una Legislatura demócrata.

“Tenemos nuestra base conmocionada, una vez más, por aumentos impositivos en la papeleta”, dijo Bob Huff, republicano de Diamond Bar, líder de la minoría del Senado. “Los republicanos son considerados los adultos en la habitación, que pueden tomar las decisiones difíciles “.

La Proposición 30 del gobernador demócrata Jerry Brown aumentaría los impuestos a las ventas y a las rentas para evitar mayores recortes en las escuelas y otros programas. La Proposición 38, respaldada por Molly Munger, la acaudalada abogada de derechos humanos y la Asociación de Padres y Maestros del estado, destinaría un aumento del impuesto sobre la renta directamente a escuelas

Si la amenaza de impuestos más altos puede detener el avance de los demócratas hacia una mayoría de dos tercios no es algo claro en un estado en el que los republicanos han perdido apoyo rápidamente. Los demócratas también se están concentrando en el Distrito 31° del Senado en el Condado Riverside y el Distrito 27° del Senado en los condados Los Ángeles y Ventura.

Los demócratas tienen una ventaja de registro de votantes de 7 puntos porcentuales en el Distrito 27°, pero están empatados con los republicanos en el 31°.

“Cuando se cae a 30 por ciento en el registro en todo el estado, no importa dónde se ponen los límites”, dijo Allan Hoffenblum, editor del California Target Book, que analiza las campañas legislativa y congresista. “El problema es que hay tan pocos republicanos”.

Gracias a la otra reforma política importante del estado, el nuevo sistema de primarias que enfrenta a los dos ganadores, los candidatos del mismo partido están compitiendo entre sí en varias elecciones generales, una dinámica que ha provocado algunas de las campañas más negativas este año. De los 100 enfrentamientos entre candidatos legislativos este año, 20 son entre candidatos del mismo partido.

Un ejemplo de cómo ha afectado el nuevo sistema primario a la elección general puede encontrarse en el Distrito 67° de la Asamblea en el Condado Riverside, donde dos republicanos compiten en una animada campaña.

En el sitio web de Melissa Meléndez se describe a su compañero republicano Phil Paule como un “‘perrito faldero’ político” y una “herramienta para un gobierno grande”. En una reunión de la campaña el mes pasado, Meléndez instó a sus partidarios a “elegir entre liderazgo y anarquía”, al mismo tiempo que comparaba sus “sólidos antecedentes” con lo que describió como los antecedentes penales de Paule: un procesamiento por conducir ebrio hace diez años.

“Si vamos a elegir a alguien para hacer las leyes para el estado de California, esa persona debe también poder cumplir las leyes del estado de California”, dijo en una entrevista telefónica la concejal municipal de Lake Elsinore.

Dave Gilliard, asesor político de Paule, dijo que los ataques personales están siendo contraproducentes.

Paule responde que Meléndez se pone del lado del alcalde de Los Ángeles Antonio Villaraigosa en el asunto del control del Aeropuerto Internacional de Ontario, un tema importante en la zona Inland Empire, que tiene dificultades económicas. Meléndez dijo que el conflicto podría conducir a impuestos y a tarifas de aeropuerto más altos si los funcionarios elegidos no son cuidadosos.

“Podemos hablar sobre perros falderos, podemos hablar sobre arrestos de 10 años atrás”, dijo Paule, asistente de distrito del congresista de EE.UU. Darrell Issa. “Pero no ha explicado por qué votó contra los intereses de sus propios potenciales electores”.