‘No somos corruptos’

Alcalde de Huntington Park: es absurdo pedido de destitucion
‘No somos corruptos’
La exconcejal Linda Luz Guevarra, que fue destituída de su cargo, apoya al grupo Huntington Park Citizens United.
Foto: Archivo Aurelia Ventura

El proceso de destitución en Huntington Park para remover de sus escaños a los miembros del Concejo Municipal costaría 60 mil dólares a esta pequeña ciudad, que enfrenta un déficit de 9 millones de dólares.

El alcalde Andy Molina indicó que este proceso de destitución emprendido por el grupo Huntington Park Citizens United es “un esfuerzo perdido” porque dos de los actuales miembros del concejo –él y Elba Guerrero- no pueden ser llevados a una elección especial para ser removidos de su cargo seis meses antes de que concluya su periodo. Molina y Guerrero cumplen su término en marzo de 2013.

Huntington Park Citizens United, un grupo que está siendo respaldado por Linda Luz Guevara, exconcejal de Huntington Park que fue destituida de su cargo tras una investigación que reveló que ella no vivía en la ciudad, sino en Downey, soprendió este mes al Concejo Municipal con la petición para remover a cada uno de sus miembros.

De acuerdo con Michael Chee, director de comunicaciones de Huntington Park, la ciudad ya aprobó la carta de intención y el grupo que está impulsando el movimiento de destitución puede ya comenzar a reunir las 3,100 firmas de votantes registrados que necesita para someter a votación la iniciativa entre el electorado local.

Molina, por su parte, calificó a Huntington Park Citizen United como “un pequeño grupo de personas “con el único interés de hacer su propia agenda” y que no representa a los ciudadanos de Huntington Park.

“Este grupo nos acusa de corruptos. Yo no me miro, ni el Concejo se mira de esa manera”, afirmó Molina durante una entrevista con La Opinión en la que estuvo flanqueado por el admnistrador de la ciudad y su jefe financiero. “El dinero que se tendrá que invertir en la elección se podría destinar a otros servicios”.

Los otros concejales no estuvieron disponibles cuando La Opinión solicitó entrevistarlos.

“La gente tiene una idea equivocada de nosotros…piensa que estamos haciendo una maleta de dinero”, agregó Molina, señalando que aunque es un empleo de medio tiempo con un salario de 14,470 dólares al año su trabajo va más allá de las reuniones de Concejo.

Los miembros de este grupo alegan que existe mala administración de las finanzas municipales y que los residentes pagan una tasa de impuesto sobre la propiedad mucho más alta que otros lugares.