Ryan, un férreo conservador

El candidato a vicepresidente de EEUU preside actualmente el Comité de Presupuestos de la Cámara de Representantes
Ryan, un férreo conservador
El republicano por Wisconsin y candidato vicepresidencial, Paul Ryan, en un reciente evento de campaña en Marietta, Ohio.
Foto: AP

WASHINGTON, D. C.— El candidato republicano a vicepresidente de Estados Unidos, Paul Ryan, es un joven político en ascenso aferrado al conservadurismo fiscal, líder intelectual de una nueva generación de ideólogos económicos dentro de su partido e idolatrado entre el movimiento derechista Tea Party.

A sus 42 años “es exactamente la misma persona” que cuando tenía 19: “Concienzudo, muy trabajador y con un apetito insaciable para discutir ideas políticas”, recuerda César Conda, hoy jefe de gabinete del senador Marco Rubio y veterano conservador que lo conoce desde hace más de dos décadas.

Haber apostado por él es arriesgado para Mitt Romney, el aspirante republicano a la Casa Blanca y más moderado en cuestiones económicas y sociales. Pero lo cierto es que de los candidatos a vicepresidente que se barajaron Ryan tiene el perfil idóneo para ayudar a su “jefe” a movilizar a las bases más conservadoras.

Nacido en Janesville, Wisconsin, representa a ese estado en el Congreso desde 1999, cuando tenía 28 años, y actualmente preside el Comité de Presupuestos de la Cámara de Representantes.

Desde que llegó al Congreso y se convirtió en el segundo político más joven en la colina del Capitolio decidió seguir viviendo en Janesville en lugar de trasladarse a Washington, como la mayoría. Allí se ha construido una imagen de devoto padre de familia aficionado a la caza y habitual del gimnasio.

Se casó en 2000 con Janna Little, una abogada graduada en español que trabajó en Washington para la consultora PricewaterhouseCoopers; el matrimonio tiene dos hijos y una hija.

Ryan, licenciado en Ciencias Políticas y Economía por la Universidad de Miami del estado de Ohio en 1992, es católico y trabajó para el negocio de construcción de su familia antes de comenzar su carrera política.

Es el más joven de cuatro hijos y su padre, quien fue un abogado, falleció de un ataque al corazón cuando él tenía 16 años.