Ojo con los adornos navideños

Expertos alertan sobre precauciones para evitar incendios provocados por el uso no correcto de los adornos de Navidad

Guía de Regalos

Ojo con  los adornos navideños
El ambiente navideño ya se ve por todas partes y, ante ello, expertos alertan sobre cómo evitar los incendios causados por los árboles de Navidad.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Marvelia Alpízarmarvelia.alpizar@laopinion.com

Marina Cárdenas dice que ella siempre toma las precauciones necesarias para evitar incendios y otros accidentes, cuando se dispone a armar su árbol de Navidad. Sabe que la inapropiada manipulación de los adornos navideños que se conectan a un tomacorrientes puede ocasionar accidentes.

“Yo siempre apago los adornos y el árbol cuando me voy a dormir o salgo de la casa y nunca los coloco cerca de cortinas. Y si es un árbol natural, procuro ponerle suficiente agua para que no seque tan rápido y se queme con las luces”, dijo Cárdenas, quien se encontraba el sábado 24 de noviembre de compras en una de las tantas tiendas de North Hollywood. “Siempre he sido muy cuidadosa para proteger a mis hijos”.

Y es que ahora que la celebración de Acción de Gracias quedó atrás, el espíritu de la temporada navideña comienza a sentirse en el ambiente y las familias empiezan a poner sus árboles navideños adornados con luces y adornos coloridos en sus hogares.

Para muchos una tradición en la que toda la familia participa. Pero algo en lo que pocos piensan es en los riesgos que se corren si es que no se tiene cuidado con las conexiones eléctricas de los adornos, que en ciertos casos pueden incluso provocar un incendio.

De acuerdo con un análisis publicado por la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (NFPA), entre 2005 y 2009 ocurrieron un promedio de 240 incendios ocasionados por los árboles navideños. Los mismos dejaron un resultado de 13 muertes, 27 lesiones y 16.7 millones de dólares en daños a la propiedad.

“Durante las fiestas decembrinas es fácil estar un poco distraído con todos los preparativos para recibir a sus familiares e invitados en su casa. Hacer las cosas apresuradamente podría parecer una solución ideal para ahorrar tiempo, pero es importante no apurarse a la hora de preservar su seguridad”, dijo William Messner, director suplente de Salud y Seguridad Corporativa de Southern California Edison (SCE), en un comunicado.

Por otro lado, la Fundación Internacional de Seguridad Eléctrica (ESFI) ha señalado que aproximadamente el 83 por ciento de los consumidores decoran sus casas durante la época navideña. El 83 por ciento de los adornos utilizados son árboles de Navidad, un 63 por ciento corresponde a adornos interiores con foquitos eléctricos y un 58 por ciento se relaciona con adornos exteriores.

Pero, mientras esos materiales dan esplendor a los hogares, destaca ESFI, estos elementos también pueden ser causantes de accidentes si no se toman las medidas apropiadas para su instalación.

De acuerdo con el informe de la NFPA, aproximadamente 5,800 personas reciben tratamiento médico en los hospitales debido a caídas ocurridas durante la instalación de los adornos navideños, especialmente en el techo y exterior de las casas.

“Deseamos que todos nuestros usuarios disfruten las fiestas así que los exhortamos a ser conscientes de algunos de los riesgos vinculados a la decoración festiva como caídas de escaleras, incendios o peligros eléctricos”, agregó Messner en el comunicado de prensa.

Brett Brenner, presidente del ESFI, por su parte señala que “la temporada navideña puede ser estresante y caótica y por eso le estamos pidiendo al público que se aseguren de mantener una estrecha vigilancia de la seguridad mientras se preparan para celebrar las fiestas”.

“Un enfoque proactivo hacia la seguridad es esencial para que las familias, amigos e invitados se sientan seguros en las actividades relacionadas con esta época”, ahondó.

Hay consumidores que siguen al pie de la letra la recomendación. Valentín Campos y su esposa Aleshai, de North Hollywood, dicen que no han colocado adornos navideños desde hace varios años para evitar que sus tres hijas, con edades comprendidas entre uno y cuatro años, sufran accidentes al querer jugar con ellos.

“Si colocamos un arbolito o cualquier adorno, ellas lo desconectan. Una de ellas recibió un corrientazo y por eso solo colocamos adornos en las ventanas, donde sabemos que no pueden alcanzarlas”, finalizó Campos.