Las estrellas del Galaxy someten al Houston Dynamo

Con un gran segundo tiempo Los Ángeles vino de atrás para ganar el bicampeonato de la MLS
Las estrellas del Galaxy someten al Houston Dynamo
El Galaxy de Los Ángeles derrotó 3-1 al Dynamo de Houston en la gran final de la MLS, temporada 2012.
Foto: AP

En un partido donde las figuras del Galaxy de Los Ángeles brillaron y las del Dynamo de Houston no aparecieron en la cancha del Home Depot Center, los angelinos ganaron la Copa MLS 2012 con un contundente marcador de 3-1 este sábado. Y lograron el bicampeonato en lo que fue el último juego en la MLS del británico David Beckham, que fue clave en la conquista.

El primer mensaje que el entrenador del Dynamo, Dominic Kinnear, le mandó al Galaxy fue que no iba a jugar a defenderse y en el arranque del partido fue a buscar el arco de los angelinos con mucha agresividad. La actitud de los houstonianos sorprendió a la zaga de los locales que se vio en varios aprietos en los primeros seis minutos del encuentro.

A pesar del buen inicio ofensivo de Houston fue Los Ángeles el que tuvo la mejor oportunidad de gol pero el atacante Landon Donovan perdonó con su disparo de pierna derecha desde los linderos del área grande.

El partido se emparejó después de los primeros quince minutos con ambos equipos metidos en una lucha por el medio campo que por momentos ganaba Houston por el buen juego de Ricardo Clark y Adam Moffat y en otros momentos era el Galaxy el que se adueñaba del balón por la pausa que le daba Beckham y la bueno distribución del inglés que jugaba su último partido en la MLS.

Cuando parecía que el partido terminaba empatado en el primer tiempo Moffat le metió un excelente pase al delantero Calen Carr que con balón dominado ingreso al área grande y con disparo de derecha venció al guardameta Josh Saunders. Houston se puso así al frente.

En el segunda parte el Galaxy salió convencido de que iba a empatar el partido y se fue sobre la portería de Tally Hall y puso al Dynamo contra la pared gracias en gran parte a Beckham, que con su creatividad y pases precisos constantemente generaba jugados de peligro.

Las cosas se complicaron más para el Dynamo cuando apenas corrían 13 minutos del segundo tiempo. Carr, que estaba siendo el hombre desequilibrante en la ofensiva de Houston, tuvo que salir del partido por una lesión en su rodilla.

La presión del Galaxy dio resultado y se empató el partido al minuto 60 cuando el brasileño Juninho metió un centro a segundo palo que fue bien rematado de cabeza por el zaguero Omar Gonzalez, que le cruzó la pelota a Hall y nada pudo hacer para evitar la caída de portería.

Con el empate conseguido Los Ángeles se fue en busca de la ventaja y la consiguió cinco minutos después luego de que el árbitro central marcara una mano de Clark en el área cuando intentaba despejar un disparo a la portería de Hall.

Donovan cobró la falta y con un disparo sin mucha fuerza engañó a Hall para hacer que el Home Depot Center estallara.

El Galaxy le cedió el control del balón al Dynamo y apostó al contragolpe pero Houston no pudo generar demasiado peligro en gran parte porque a lo largo de todo el segundo tiempo el hondureño Oscar Boniek García no estuvo metido en el partido.

El Galaxy aseguró el su bicampeonato con un tercer gol anotado por el delantero Robbie Keane en el minuto 94, que cobró un penalti luego de que él mismo fue fouleado por Hall en el área.

Los jugadores del Galaxy querían que Beckham cobrara el penalti en su despedida pero Keane no lo permitió.

Así culminó para el Dynamo una temporada de éxito, que al igual que en 2011 lo condujo hasta la final misma de la MLS. Pero nuevamente, en 2012 tuvo que conformarse con el subcampeonato vencido por el Galaxy.