Venezolanos celebran la Nochebuena en familia

Sin embargo, el sacerdote Manuel Moreno asegura que las conmemoraciones públicas del nacimiento de Jesús se han ido reduciendo en el recinto de las iglesias católicas

Esta noche alrededor de la mesa se congregan todos los miembros de la familia y amigos muy especiales para disfrutar de la gran cena navideña.
Esta noche alrededor de la mesa se congregan todos los miembros de la familia y amigos muy especiales para disfrutar de la gran cena navideña.
Foto: Reforma

Caracas – La Nochebuena en Venezuela es motivo de encuentros familiares, brindis por la paz y la prosperidad, animada con música vernácula de Navidad, la preparación de elaborados manjares y bebidas, y el intercambio de regalos “del Niño Jesús”.

Esta noche alrededor de la mesa se congregan todos los miembros de la familia y amigos muy especiales para disfrutar de la gran cena navideña, en la cual no faltaran hallacas, pavo horneado, pan de jamón y dulce de lechoza (papaya).

Las hallacas, un rico manjar autóctono, elaborado con harina de maíz, envuelto en hojas de cambur (plátano) y relleno de un guiso de carne de res, cerdo, pollo y aderezado con alcaparras, aceitunas y pasas, están presentes hasta en los más humildes hogares venezolanos.

El sacerdote Manuel Moreno, párroco de la parroquia San Judas Tadeo, ubicada en El Llanito, al este de Caracas, dijo a Notimex que, sin embargo, las conmemoraciones públicas del nacimiento de Jesús se han ido reduciendo en el recinto de las iglesias católicas.

“Para ello, en todas las iglesias y catedrales del país se encuentran ya instalados elaborados pesebres, para celebrar a la media noche la “misa de gallo”, oficio religioso que culmina con la interpretación de villancicos y gaitas (ritmo navideño local)”, aseguró.

Moreno indicó que lamentablemente, las célebres misas de madrugada que tradicionalmente se realizaban en todo país para conmemorar estas festividades, fueron eliminadas por los graves problemas de inseguridad que vive el país sudamericano.

“Al término de estas concurridas ofrendas religiosas, parranderos y patinadores hacían amplios recorridos por la ciudad para mostrar sus destrezas y habilidades a un público entusiasta que desde los balcones de los edificios celebraba y aplaudía sus piruetas”, dijo.

El cura señaló que los actos navideños son producto de un país rico en tradiciones culturales tras un largo proceso de mestizaje entre indígenas locales, europeos y africanos llegados hace 500 años, y posteriores inmigrantes que conformaron su actual sociedad.