Wall Street se tiñe color rojo

Las negociaciones entre demócratas y republicanos controlan la jornada
Wall Street se tiñe color rojo
Según analistas, se deberá ofrecer grandes gangas a fin de que las tiendas logren salir de sus inventarios.
Foto: AP

NUEVA YORK.— El miedo al “abismo fiscal” en Estados Unidos volvió a teñir de rojo ayer a los principales indicadores de Wall Street en una jornada en la que se conocieron datos mixtos sobre la evolución de la primera economía del mundo.

El Dow Jones de Industriales —la principal referencia del parqué neoyorquino— cerró el jueves con un descenso del 0.14% hasta los 13,096,31 puntos acumulando cuatro jornadas consecutivas de retrocesos.

Mientras tanto, el selectivo S&P 500 se dejó el 0.12% hasta 1,418.09 y el tecnológico Nasdaq cedió el 0.14 % hasta 2,985.91 unidades, de manera que no pudo reconquistar la barrera psicológica de los 3,000 enteros que perdió.

La jornada volvió a estar dominada por las negociaciones entre demócratas y republicanos para evitar el temido “precipicio fiscal” —las subidas generalizadas de impuestos y masivos recortes al gasto público que entrarán en vigor en enero si no hay acuerdo—.

Tras un arranque indeciso cayeron como un jarro de agua fría unas palabras del líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, quien alertó de que el país va hacia el “abismo fiscal” por la falta de avances en las negociaciones.

Más tarde se conoció que el presidente de EEUU, Barack Obama, enviaría ayer mismo una nueva propuesta a la oposición y que tenía previsto invitar a una reunión en la Casa Blanca a los líderes de ambos partidos en el Congreso.

Los mercados se dieron un respiro en la recta final de la jornada tras conocerse que la Cámara de Representantes celebrará una sesión el domingo para intentar impedir in extremis que el país caiga en el “abismo fiscal”.

Los analistas alertan de que un abrupto ajuste fiscal podría devolver a EEUU a la recesión en el momento más inoportuno, precisamente cuando su economía todavía se está recuperando con lentitud de la grave crisis de 2008.

Durante la sesión, en la que brillaron por su ausencia las grandes noticias empresariales de relevancia, sí que se conocieron datos dispares sobre la evolución de la primera economía del mundo recibidos con cautela por los operadores.

Por un lado, el Departamento de Trabajo reveló que la semana pasada se registraron 12,000 solicitudes menos de subsidio por desempleo en EEUU, y el Departamento de Comercio dio a conocer que las ventas de casas nuevas aumentaron un 4.4 % en noviembre.

Por otro, se conoció que la confianza de los consumidores en la evolución de la economía del país y de su situación financiera personal bajó en diciembre en medio de los temores por el “abismo fiscal”, según la entidad de análisis The Conference Board.

En otros mercados el petróleo de Texas bajó a 90.87 dólares y el oro ascendió a 1,664.40 dólares la onza