Texans caen en Nueva Inglaterra y quedan eliminados

Los Patriots derrotaron al equipo de Houston y avanzaron a la final de la Conferencia Americana de la NFL
Texans caen en Nueva Inglaterra y quedan eliminados
Matt Schaub y Gary Kubiak, QB y entrenador en jefe de los Houston Texans de la NFL.
Foto: AP

La defensa de los Houston Texans una vez más fue víctima de la dinámica del quarterback de los Patriots de Nueva Inglaterra, Tom Brady, y los ‘Toros’ quedaron eliminados de los Playoffs de la NFL el domingo 13 de enero en el Gillete Stadium con un marcador contundente de 41-28. Por segundo año consecutivo vieron truncadas sus aspiraciones de llegar al SuperBowl.

Brady tiró tres pases de touchdown, dos de ellos para Shane Vereen, que anotó otro más por tierra para convertirse en la pesadilla de los Texans.

Los Patriots con el triunfo recibirán a los Ravens de Baltimore el próximo domingo en lo que será el campeonato de la Conferencia Americana. El ganador viajará a Nueva Orleans para jugar el Super Bowl el 2 de febrero ante el ganador de San Francisco y Atlanta, que disputarán el campeonato de la Conferencia Nacional.

Los Texans comenzaron bien luego de que D. Manning regresó la patada inicial 94 yardas. Sin embargo, la ofensiva no pudo concretar en la zona roja. En tres oportunidades el quarterback Matt Schaub falló en sus intentos de convertir un touchdown y se tuvieron que conformar con tres puntos después de que Shayne Graham concretara un gol de campo de 27 yardas (3-0).

El quarterback de los Patriots Tom Brady se topó con una defensa texana inspirada en su primera serie ofensiva y se regresó a la banca luego de no poder convertir primero y diez. Las cosas no mejoraron para Brady en su segunda oportunidad con el ovoide ya que fue capturado por el defensivo J.J. Watt.

La ofensiva de los Texans batalló para convertir primero y diez y era notable el nerviosismo de los houstonianos, que en varias jugadas dejaron caer pases al piso que pudieron haber mantenido con vida sus primeros avances.

Brady no tardó en hacerse presente y en su tercera oportunidad llevó a su equipo 65 yardas en seis jugadas para que Shane Vereen corriera un yarda para touchdown al final del avance y le diera la ventaja a los Patriots (3-7).

La ofensiva de los Patriots comenzó a retar en serio a la defensa de los Texans con Brady acelerando el tempo del partido notablemente, y esto le causó problemas a la zaga de Houston que batalló para ajustarse al intenso ritmo.

La ofensiva de los Patriots amplió su ventaja a 3-17 con otro touchdown de Vereen, que se desmarcó para entrar prácticamente caminando a la zona de anotación luego de haber recibido un pase de ocho yardas de Brady.

Con menos de dos minutos por jugar en el segundo cuarto los Texans se acercaron en el marcador. El corredor Arian Foster corrió una yarda para anotar el primer touchdown de Houston luego de un avance de 57 yardas en cuatro jugadas, que en gran parte fue posible por Foster que comenzó a ser un problema para la defensa de los Patriots (10-17).

Houston alcanzó a poner un poco más apretado el partido con un impresionante gol de campo de Graham, que conectó desde 55 yardas (13-17).

En el segundo tiempo los Patriots salieron agresivos y en su primer avance anotaron touchdown. El corredor S. Ridley aprovechó el deficiente esquema defensivo de los Texans en la zona roja para correr ocho yardas y entrar a la zona de anotación sin ser tocado (13-24).

Los Texans complicaron su causa cuando Schaub tiró una intercepción en territorio de los Patriots y Brady no le perdonó el error. Nueva Inglaterra amplió su ventaja a 13-31 con un pase de touchdown de ocho yardas al receptor B Lloyd.

El tempo de Brady estaba siendo demasiado para la defensa de los Texans, que en varias ocasiones se alineaba demasiado tarde y los Patriots aprovechaban bien lo huecos.

Mientras que la ofensiva de los Texans batallaba para anotar, los Patriots no dejaban de ser un peligro latente y una vez más apareció Vereen para notar su tercer touchdown del partido gracias a un brillante pase de Brady de 33 yardas (13-38).

Pero una espectacular atrapada de touchdown del receptor de los Texans D. Posey, que bajó un complicado pase de Schaub de 25 yardas en la zona de anotación, acercó a Houston (20-38).

Con seis minutos por jugar en el partido Foster capturó un pase de una yarda de Schaub para poner el partido 26-38 y con una conversión de dos puntos los houstonianos se acercaron a los Patriots 28-38.

Al final, un costoso castigo permitió a Nueva Inglaterra mantener su avance final y los Patriots pusieron fuera de alcance el partido con un gol de campo 41-28.

Así culminó la temporada para los Houston Texans, que por segunda campaña consecutiva se quedaron a la antesala de la final de Conferencia, y lejos del ansiado Super Bowl.