Nada grave en caso de ‘Chuleta’ Orozco

El jugador de Cruz Azul está bien, pero no recuerda lo que pasó en el partido
Sigue a La Opinión en Facebook
Nada grave en caso de ‘Chuleta’ Orozco
Javier Orozco da su parte de tranquilidad a los fans del futbol que se preocuparon por la manera como dejó el campo el sábado.
Foto: AGENCIA REFORMA

MÉXICO, D.F.— Javier Orozco, delantero de Cruz Azul, recibió ayer en la mañana el alta médica tras pasar la noche en el Hospital Español, luego del golpe que recibió el sábado en el cotejo ante San Luis, en el Estadio Azul.

El “Chuletita” no tuvo complicaciones para abandonar el nosocomio; sin embargo, debido al choque de cabezas con el zaguero Ricardo Jiménez, no recuerda gran parte de los 45 minutos que jugó .

“Fíjate que fue muy raro porque cuando a mí me golpean yo salgo, pero cuando entro ya no me acuerdo de nada, cuando entré no me acuerdo que estaba jugando después; hasta que escucho que dicen ‘se va a agregar un minuto’ y yo volteo y digo ‘¿por qué traigo mi playera sudada?’ si apenas va a empezar el partido y todo eso”, narró Orozco , a su salida del hospital.

“Y ya le pregunto yo a Mariano (Pavone) ‘¿me pegaron en la cabeza que me duele mi cabeza?’ y me dice ‘sí, sí te pegaron hace como 20 minutos’, pero no me acuerdo, no me acuerdo de muchas jugadas, a ver si al rato que vea el partido y todo”, agrega.

“Y ya en el segundo tiempo, bueno, ya cuando íbamos al vestidor le digo ‘sabes qué, me siento mareado y este ojo (izquierdo) no estoy viendo, no veo bien’, le dije, y por eso decidimos venir acá”.

Al “Chuletita” se le realizaron diversos estudios: tomografía de cráneo, radiografías de columna y una valoración neurológica, todos ellos supervisados tanto por el doctor del club, Alfonso Jiménez, como por el jefe de neurocirugía del Hospital Español, el doctor Rogelio Revuelta.

Jiménez explicó que Orozco no se sintió mal, sino que fue hasta el medio tiempo cuando pidió ser atendido.

“Él tuvo un traumatismo craneoencefálico, a la hora que entramos a la cancha le hice varias preguntas y él las contestó perfectamente bien”.

“¿Dónde estábamos?, ¿cómo vio el marcador? y todo eso, incluso el árbitro le dijo que si requería la camilla y él le dijo ‘no, no, me siento bien, puedo salir por mi propio pie’, entonces en base a eso permitimos que siguiera jugando”, apuntó el médico de La Máquina.

“Y si tú ves, en el lapso que estuvo en el partido lo hizo bien; sin embargo, al llegar al vestidor empezó con mareos, dolor de cabeza, entonces ya empezaron datos de síndrome postraumático, debido a eso lo atendimos ahí en el vestidor y lo trajimos para acá para que lo viera el doctor”, dijo Jiménez.

Orozco comentó que no tuvo ningún problema en la noche que pasó en el hospital y espera integrarse pronto al equipo.