Menor sabía que hizo mal

Un niño que tenía tan solo 10 años cuando le propinó un disparo mortal a su padre, fue declarado culpable de asesinato en California
Menor sabía que hizo mal
Jeff Hall con una bandera de un partido supremacista blanco en foto de 2010. Su hjo lo mató cuando tenía apenas 10 años de edad.
Foto: AP

RIVERSIDE.— El niño que tenía tan solo 10 años cuando le propinó un disparo mortal a su padre, partidario de la supremacía blanca, fue declarado culpable el lunes de asesinato en segundo grado por un juez, que afirmó que el menor sabía que lo que hizo era malo.

La jueza Jean Leonard del Tribunal Superior de Riverside debió sopesar la gravedad del crimen y determinar si el abuso y negligencia que sufrió el niño, que ahora tiene 12 años, jugó un papel importante en el asesinato de Jeff Hall, de 32 años, líder regional del Movimiento Nacional Socialista.

Leonard observó que el niño se acostó en la cama, esperó el momento adecuado y le disparó a quemarropa con un “mal revólver”, un Magnum de 0.357, mientras su padre dormía en el sofá en el hogar de la familia.

“No se trata de un asesinato complejo”, dijo Leonard, que consideró el caso sin la presencia de un jurado. “Se le ocurrió la idea y le disparó a su padre.”

La madrastra del niño dijo a autoridades que Hall golpeó, pateó y le gritó a su hijo por hacer mucho ruido o por ponerse en su camino. Hall y la madre biológica del niño habían pasado por un divorcio complicado y una disputa por la custodia en donde se acusaron mutuamente de abuso infantil. Ella le dijo inicialmente a las autoridades que había matado a Hall, pero luego se retractó rápidamente.

No se presentaron cargos en su contra.

El abogado de la defensa, Matthew Hardy, afirmó que debido al abuso sufrido por su cliente, el niño había aprendido que era aceptable matar a las personas que representaban una amenaza. El niño pensó que si mataba a su padre, así terminaría la violencia, dijo Hardy.

También fueron polémicas las creencias raciales del padre.

Hall, que dijo que creía en una nación disidente blanca, fue candidato para un cargo en la junta de recursos hídricos en 2010, creando bastante perturbación entre muchos residentes en esta ciudad a unas 53 millas al este de Los Ángeles. El día antes de su muerte, celebró una reunión del grupo del neonazi en su casa.

Hall había llevado previamente al niño en un viaje de patrulla de la frontera entre Estados Unidos y México y le había mostrado cómo usar una pistola, según los expedientes judiciales.

Los fiscales sostuvieron que las creencias de supremacía blanca de Hall no tenían nada que ver con el delito. Observaron que el niño tenía antecedentes de actos violentos que se remontaban al kindergarten, cuando apuñaló a la maestra con un lápiz.

Pero Leonard señaló en su dictamen que las creencias en la supremacía blanca habían tenido un impacto en el niño y le “dieron ideas que los niños normales no tienen.” Hardy mantiene que el niño no es racista.

El gran desafío que ahora enfrenta el sistema judicial es encontrar el mejor lugar donde el niño pueda rehabilitarse.

Los fiscales consideran que es probable que el niño, que no está siendo identificado por The Associated Press debido a su edad, quede arrestado en una dependencia estatal, lo que lo convertiría en la persona más joven bajo arresto del departamento de penitenciarías de California.

El niño rubio, que usa anteojos, no manifestó ninguna emoción después de la lectura del veredicto.

Hardy, que apelará el fallo, dijo que esperaba que el menor fuera colocado en una institución donde reciba terapia.

La lectura de sentencia está programada para el próximo 15 de febrero.