Al Qaeda se adjudica ataque y secuestros

Acciones en Argelia son en represalia por la intervención militar en Mali
Al Qaeda se adjudica ataque y secuestros
Una planta de gas en Ain Amenas, Argel, donde más de 13 noruegos se encuentran en un grupo de 20 empleados secuestrados durante un ataque por un grupo de hombres 'fuertemente armados'.
Foto: EPA

MADRID, España (Notimex).— Un grupo vinculado a la red Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) se responsabilizó del ataque de ayer contra una planta de gas en el sur de Argelia y del secuestro de 41 extranjeros, el cual aseguró fue en represalia a la intervención militar en Malí.

En una llamada telefónica a la agencia mauritania de noticias Nouakchott (ANI), un portavoz del grupo Katibat Moulathamine afirmó que sus miembros llevaron acabo la incursión contra la planta de Ain Amenas, en el sur de Argelia, que dejó al menos dos muertos.

La planta, operada por el gigante petrolero Bristih Petroleum (BP), fue atacada poco antes del amanecer por un grupo de 20 islamistas encapuchados, que tomaron como rehenes a un sinnúmero de trabajadores extranjeros.

Las primeras versiones informativas dieron cuenta del secuestro de al menos nueve extranjeros —tres noruegos, un británico, dos estadunidenses, dos franceses y un japonés—, aunque el portavoz del grupo extremista afirmó que tiene en su poder a 41 rehenes.

“Fue un gran éxito el ataque a Ain Amenas. Tenemos 41 rehenes de nueve ó 10 nacionalidades”, destacó el vocero del grupo Katiba Moulathamine (Batallón Moulathamine) en un inglés mal hablado, según un reporte de la cadena árabe Al Arabiya.

“El secuestro fue obra de los ‘Firmantes de la sangre'”, reiteró el vocero en lo que se considera es el último batallón creado por Mojtar Belmojtar, uno de los principales dirigentes de AQMI, quien se habría escindido de ese grupo para formar su propia célula extremista.

Belmojtar, conocido entre sus allegados como Belawar, habría amenazado con atacar los intereses de los países que participan en la ofensiva militar contra los islamistas en el norte de Malí, principalmente Francia, destacó la agencia ANI.

La persona que llamó a la agencia mauritana Nouakchott, y quien a menudo usa este medio para dar a conocer mensajes de grupos extremistas, no dio más detalles sobre el ataque y el secuestro, aunque subrayó que fue en venganza a la ofensiva en Malí.

El pasado viernes, Malí y Francia lanzaron una ofensiva militar conjunta para evitar el avance de los combatientes islamistas hacia el centro del país, luego de su éxito por el control de una vasta región del norte del país, alcanzado en junio por el vacío de poder.

En una declaración, el consorcio petrolero británico BP confirmó el ataque contra la planta de Ain Amenas e indicó que el sitio fue “atacado y ocupado por un grupo de personas armadas que no fue identificadas”.

El número exacto y la identidad de los rehenes que estarían en poder del grupo islamista aún no está claro, aunque algunos países han confirmado el secuestro de algunos de sus ciudadanos en Argelia.

Irlanda anunció la desaparición de uno de sus ciudadanos, un hombre, de 36 años, casado y quien habría sido tomado como rehén, mientras Japón y Reino Unido informaron que entre los retenidos hay varios connacionales.

En el ataque de esta mañana murieron dos extranjeros —uno de ellos británico— mientras que otros seis resultaron heridos en el ataque, incluidos dos extranjeros, dos policías y dos agentes de seguridad argelinos.