Agricultores presionan por reforma

El campo requiere una mano de obra estable y necesita inmigrantes, dicen
Agricultores presionan por reforma
Se estiman que hay 1.4 millones de trabajadores temporales del campo en la nación, 400,000 de los cuales están en California
Foto: AP

SACRAMENTO.— “Desesperadamente necesitamos una fuerza de trabajo estable en el campo”, exclama Carol Chandler, agricultora de Selma, en el Valle Central, que pertenece a la cuarta generación de una familia de sembradores en California.

“No necesariamente pienso en una amnistía, pero sí en un camino para que los trabajadores puedan llegar a ser ciudadanos dentro de la ley en EE.UU. Por lo menos necesitamos un programa de visas para que puedan ir y venir legalmente”, observa.

“La agricultura de California no sobreviría sin esos trabajadores. Ellos contribuyen demasiado. Y estamos esperando que pase algo en Washington y vamos a trabajar muy duro para hacer valer nuestro punto a todos los congresistas”, enfatiza Chadler, quien siembra uvas, almendras, duraznos, ciruelas y nectarines.

Para nadie es un secreto que no sólo la agricultura de California sino del país entero descansa en manos extranjeras, principalmente de indocumentadas.

Tras el inicio del segundo mandato del presidente Obama, y los problemas de escasez de mano de obra que tuvieron los agricultores el año pasado para plantar, cuidar y levantar las cosechas, las presiones iniciadas por los rancheros hace más de 15 años para que el Congreso apruebe una reforma migratoria, han arreciado.

” Más que un asunto político es un asunto económico “, indica la agricultora en entrevista con La Opinión. La agricultura de California con un valor de más de 30,000 millones de dólares es muy importante para la estabilidad económica del estado.

De acuerdo a la Liga de Agricultores Nisei (NLF), formada en 1971 por un grupo de trabajadores nipones-estadounidenses, entre el 70 y 80% de los trabajadores del campo en EE.UU son indocumentados y el 90% en California. Además se estiman que hay 1.4 millones de trabajadores temporales del campo en la nación, 400,000 de los cuales están en California.

“Hemos enviado cartas con firmas al Presidente. Ahí le decimos que necesita enfocarse en una reforma, y no solo en el cumplimiento de la ley como las auditorias del E-Verify”, dijo Manuel Acunha, presidente de NFL.

El año pasado, los agricultores de California enfrentaron una aguda carencia de trabajadores en algunos cultivos.

“Nosotros anticipamos que la situación empeorará sin cambios políticos sensibles “, advirtió Tom Nassif, presidente de Western Growers Association en un artículo editoral publicado en el periódico Orange County Register en el que llamó a sus compañeros republicanos, a dejar de jugar a la política con los trabajadores indocumentados.

“Obama deportó a más de 400,000 y regresar ya es muy difícil. La frontera está sellada. Antes pasaban con pagar 1,000, 1,500 dólares. Hoy les piden hasta 7,500”, dice Guadalupe Sandoval, presidente de la Asociación de Contratistas de California. Ahora mismo padecen la falta de trabajadores para la poda de la uva en San Joaquín, Stanislaus, Sacramento, Stockton, Lodi.