McCain prevé la reforma en EEUU

Aun cuando hay desacuerdo entre Barack Obama y legisladores
McCain prevé la reforma en EEUU
El presidente de México, Enrique Peña Nieto (der.), conversa con el senador estadounidense John McCain (d), ayer, durante su encuentro en la residencia oficial de Los Pinos, en Ciudad de México.
Foto: EFE

EDITORES: Con AP Fotos.

MEXICO, D. F. — El senador estadounidense John McCain afirmó ayer viernes en México que está optimista sobre una posible reforma de inmigración en Estados Unidos que incluya un mecanismo para la regularización de los inmigrantes no autorizados, pero advirtió que persiste un desacuerdo considerable entre el presidente Barack Obama y el grupo bipartidista de legisladores que elabora una iniciativa.

McCain dijo también a los periodistas, luego de reunirse con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, que el martes se entrevistará con Obama para abordar el asunto de la reforma de inmigración, y señaló que restan por resolverse muchos detalles entre el mandatario estadounidense y los legisladores para llegar a un proyecto de ley.

La Casa Blanca no ha confirmado de inmediato el supuesto encuentro del martes.

“El presidente de Estados Unidos ha apoyado nuestros esfuerzos. De hecho, nos reuniremos con el presidente el martes”, expresó McCain, quien forma parte del grupo bipartidista. De momento el senador republicano no mencionó cuántos senadores asistirían a la reunión.

A la pregunta sobre las perspectivas para llegar a un acuerdo, respondió: “Estoy cautelosamente optimista en que podríamos lograrlo para finales del mes próximo. Todavía existen ciertos acuerdos que necesitan concretarse antes de que yo pueda asegurar que tendremos una resolución”.

McCain afirmó que se imagina una legislación con un mecanismo para la regularización de los inmigrantes sin permiso para estar en Estados Unidos, con un proceso para las personas que van a Estados Unidos a laborar en el campo y las que carecen de especialización, una disposición para que los trabajadores con altos estudios permanezcan en Estados Unidos, con mejores tarjetas de identificación para inmigrantes, con castigos para las empresas que contraten a inmigrantes irregulares, con un mayor uso de la tecnología avanzada para impedir cruces fronterizos ilícitos y un apartado especial para los inmigrantes llevados a Estados Unidos cuando niños.

“En algunos de esos tenemos acuerdos específicos; en otras áreas acordamos en principio, pero no tenemos resueltos los detalles”, refirió. “Estamos haciendo progresos, pero no estamos todavía en una situación en que podamos decir que tendremos éxito”.