Elba Esther Gordillo no grita inocencia ante el juez

La dirigente magisterial se reservó su derecho a rendir declaración preparatoria
Elba Esther Gordillo no grita inocencia ante el juez
Elba Esther Gordillo Morales se apegó al Artículo 20 y se reservó su derecho a rendir declaración preparatoria durante la audiencia que se llevó a cabo hoy.
Foto: AP / Alexandre Meneghini

México, 27 feb – La Justicia de México informó hoy a la dirigente del poderoso sindicato de maestros de México, Elba Esther Gordillo, detenida este martes, que se enfrenta a los cargos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Los cargos le fueron notificados por un funcionario judicial a la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), uno de los mayores de América, quien escuchó las acusaciones al otro lado de una ventanilla con rejas en el Reclusorio Oriente de la capital.

En la audiencia, transmitida por las cadenas de televisión, la dirigente sindical, detenida por un presunto desvío de fondos para su uso personal procedentes de recaudaciones sindicales, estaba acompañada por otros dos de los arrestados el martes en relación al mismo caso, Isaías Gallardo y José Manuel Díaz, a quienes les fueron imputados los mismos cargos.

Los delitos son “considerados graves”, por lo que los tres detenidos no tienen derecho a “gozar de libertad provisional”, dijo un funcionario del juzgado penal que lleva la causa.

Cuando escuchó por primera vez que los cargos incluían el de delincuencia organizada, la líder sindical sonrió levemente y dirigió su mirada hacia arriba.

El funcionario informó que la situación jurídica de los detenidos debe ser resuelta en un plazo de 72 horas, que vencerá la noche del próximo viernes, aunque puede ser prorrogable hasta las 144 horas para que los acusados aporten pruebas.

En la comparecencia estaba presente también el juez a cargo del caso, Alejandro Caballero, así como un defensor legal de Gordillo no identificado, quien pidió que se precisaran los “hechos reales” en los que se basaban las acusaciones.

Después de las consultas con Gordillo y los otros dos acusados, se acordó resolver este tema después de que los detenidos consultaran con sus abogados.

De camisa de color claro y cuello alto, con su cabello recogido, Gordillo se mostró serena al escuchar las acusaciones en su contra y en tres ocasiones hizo uso de la palabra.

Primero para decir que la representaría un abogado suyo que se encontraba en la sala, otra vez para preguntar a qué hora exactamente se vencía su plazo para definir su situación jurídica y una vez más intervino para solicitar hablar con su defensor antes de definir si declararía o no.

El abogado ingresó para hablar con la dirigente sindical, por lo que la audiencia fue suspendida.

La vista judicial fue seguida en el penal donde se encontraba Gordillo por pantallas de circuito cerrado que seguían los periodistas que se encontraban allí.

La Secretaría de Hacienda detectó en diciembre pasado, mes en que inició la Administración del presidente Enrique Peña Nieto, un depósito bancario de una suma muy elevada que le llevó a detectar en el sistema financiero un supuesto desvío de recursos sindicales para hacer pagos personales de Gordillo.

Después de las primeras investigaciones, según la Fiscalía general, se detectó que la dirigente sindical presuntamente se benefició de múltiples operaciones financieras por un monto superior a los 2.000 millones de pesos ($157 millones).

El dinero, procedente de los fondos del SNTE, fue usado presuntamente para pagar tarjetas de Gordillo, cubrir sus gastos en tiendas de lujo, abonar sus facturas de cirugía estética y comprar propiedades inmobiliarias, entre otras operaciones.

En la triangulación financiera también participó presuntamente Nora Guadalupe Ugarte, quien fue detenida en las últimas horas y, por causas no precisadas, trasladada a un hospital, a la espera también de que comparezca ante el mismo juez.