El país deberá aceptar los recortes

Sin otra opción por el momento, el Presidente llamó a Estados Unidos a "apretarse el cinturón".

El país deberá aceptar los recortes. El presidente Barack Obama pidió al país "apretarse el cinturón".
El país deberá aceptar los recortes. El presidente Barack Obama pidió al país "apretarse el cinturón".
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.- Tras la reunión entre líderes del Congreso y el Presidente, quedó claro un mensaje: es mejor que el público se acostumbre a los recortes. Ayer, un Barack Obama molesto e incluso desafiante, culpó a los republicanos por la falta de acuerdo.

Es el juego de la culpa en Washington. Uno al que el país se ha acostumbrado y que ahora, se traduce en 85,000 millones de dólares menos, en las arcas fiscales de 2013.

El año pasado nadie se imaginó que los recortes automáticos al presupuesto fiscal, llamados “secuestro”, entrarían en vigencia. pero ayer, el mandatario utilizó palabras de conformidad.

Luego del encuentro en la Casa Blanca, dijo a los reportes que estas medidas “dañarán la economía”, pero “el país lo superará”. Asimismo, advirtió que mientras más tiempo pase, peores serán los efectos.

Por su parte, los líderes del Capitolio, salieron de la reunión, con la misma posición con la que entraron. Es decir, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (R-OH) dijo que “no aceptaría un alza de impuestos” y la líder de la minoría Nancy Pelosi (D-CA), insistió en que “no habría consenso, sin más contribuciones”.

La Oficina de Presupuesto del Congreso ha calculado que si los legisladores no llegan a un acuerdo, para finales de este año, se habrán perdido 750,000 empleos.

Pero hay algunas áreas, donde el impacto para la comunidad hispana se sentirá de inmediato. Entre ellas el programa de nutrición especial para mujeres, infantes y niños (WIC) que deberá recortar 543 millones de dólares.

Además, figura la reducción de al menos, 1,000 millones, en la ayuda financiera para vivienda, destinada a personas de bajos recursos. 125,000 hogares perderán este beneficio, incluyendo a 18,000 familias latinas.

Más de un millón de empleados federales comenzaron a sentir los efectos ayer. El gobierno comenzó a distribuir cartas, advirtiendo a algunos trabajadores, sobre la necesidad de que tomen un permiso sin goce de sueldo a partir de abril.

“Mientras más tiempo pase, peores serán las consecuencias del secuestro. Ya hemos visto una reducción en el dinero disponible, luego del término de los recortes al impuesto de nómina y ahora con esto, es aún más crítico”, explicó Leticia Miranda, asesora económica del Consejo Nacional de la Raza.

“Si se logra llegar a un acuerdo en uno o dos meses, entonces es probable que la economía no sufra una contracción”, agregó.

Los efectos en el área de educación son claves para los hispanos, sin embargo, figuran entre las áreas que no se verán afectadas, hasta que comience el nuevo año escolar.

Sólo entonces, 70,000 niños serán removidos de programas como Head Start, incluyendo 25,000 latinos.

Asimismo, se restarán 725 millones a los programas que dan apoyo a cerca de 1 millón de estudiantes, en sectores más vulnerables. Actualmente, 37% de los hispanos asisten a escuelas de bajos recursos.

El próximo 27 de marzo, el mecanismo llamado “Resolución Continuada” (CR) expira en el Congreso. Este, otorga el financiamiento necesario para que todas las agencias de gobierno mantengan sus operaciones en este año fiscal.

Se espera que esta fecha, se convierta en el nuevo plazo, para que demócratas y republicanos lleguen a un acuerdo.