Rodados al cuadro…

Andrés Torres  se  retiró ayer del entrenamiento con  los Gigantes y  Puerto Rico ya no contará con él para el Clásico Mundial.
Andrés Torres se retiró ayer del entrenamiento con los Gigantes y Puerto Rico ya no contará con él para el Clásico Mundial.
Foto: AP

El jardinero Andrés Torres se retiró del equipo de Puerto Rico para el Clásico Mundial de Beisbol tras lastimarse un músculo abdominal en los campos de entrenamiento de los Gigantes. Torres, de 35 años, se sometió ayer a un examen de resonancia magnética que reveló la lesión, que lo mantendrá inactivo cerca de una semana.

El guardabosque tenía previsto jugar por Puerto Rico en el Clásico, en el que la novena boricua será anfitriona del Grupo C a partir del 7 de marzo. Venezuela, República Dominicana y España completan el sector.

Hubo una época cuando Tino Martínez estaba seguro de que jamás sería un entrenador. No es que no le gustara la idea. Era más que el trajín del beisbol —viajes, largos días, y noches, tiempo lejos de la familia— habían cobrado su saldo en el curso de 16 temporadas en las Grandes Ligas.

“Yo me dije ‘nunca más'”, dijo Martínez. “Cuando me retirase del béisbol como atleta, sería el fin de mi carrera. No voy a ser entrenador”. Nunca digas nunca.

El cuatro veces campeón con los Yankees de Nueva York está de regreso en el deporte, ahora en el primer año de un contrato de tres para ser el entrenador de bateo de los Marlins de Miami.

Pompeyo Davalillo, uno de los primeros venezolanos en jugar en el beisbol de Grandes Ligas, falleció ayer en su casa del estado central de Miranda. Tenía 84 años.

Davalillo, que fue el cuarto venezolano en llegar a las mayores, murió la madrugada de ayer en su residencia de la localidad de Ocumare del Tuy, estado Miranda, informó la sobrina del deportista, Osiris Davalillo, al diario local Panorama.

El jardinero boricua Carlos Beltrán, de los Cardenales tuvo que abandonar ayer un partido de exhibición contra los Marlins por una lesión.

Beltrán fue golpeado en un pie por un lanzamiento y tuvo que irse del encuentro en el primer episodio. El toletero tiene previsto jugar por Puerto Rico en el Clásico Mundial a partir del 7 de marzo.

En el mismo partido, el abridor de los Cardenales Jake Westbrook fue golpeado en una pierna por un batazo de Casey Kotchman en el segundo inning y también tuvo que irse.

El torpedero venezolano de los Rangers, Elvis Andrus, fue sacado de la alineación por lo que el equipo identificó dolor en el brazo izquierdo, aparentemente ocasionado por un tatuaje.

Hace dos días, Andrus se tatuó durante dos horas una imagen de su padre, Emilio Andrus, quien falleció en 1996 cuando el pelotero tenía siete años.

“Es en recuerdo de mi padre. Estoy muy orgulloso, porque estará conmigo por siempre”, dijo el venezolano.

David Phelps permitió tres imparables pero ni una sola carrera en tres entradas para guiar a los Azulejos a una victoria de 1-0 sobre un equipo de los Yanquis de Nueva York.

Phelps ponchó a uno y otorgó una base por bolas, y no ha cedido una sola carrera en cinco innings en dos aperturas. Podría hacerse de un lugar en la rotación para iniciar la temporada si Phil Hughes sigue en la banca por una protrusión discal. Hughes realiza ejercicios en la piscina y podría empezar a lanzar en los próximos días.

El relevista Pedro Juan Feliciano, de los Mets ha recibido autorización para reanudar sus actividades deportivas mientras usa un monitor de ritmo cardíaco.

El mánager Terry Collins dijo que cree que Feliciano tendrá tiempo suficiente en el campo de entrenamiento para prepararse.

“Está autorizado para hacer todo, lo cual es una excelente señal”, dijo Collins antes del partido de ayer frente a los Nacionales de Washington. “Obviamente, debido a que no ha lanzado desde hace tiempo, estoy seguro que Dan (Warthen, entrenador de lanzadores) tiene un itinerario para darle actividad”.

El taponero de los Yanquis, Mariano Rivera, sonrió luego de realizar 18 lanzamientos ayer en su primer partido simulado desde que se operó una rodilla el año pasado.

“Me siento bien”, dijo Rivera. “Me siento muy bien. Cada vez más y más fuerte.”

El panameño de 43 años lanzó una entrada contra jugadores de las menores de los Yanquis.

“Eso es lo que quería hacer, fildear algunos toques, ir tras algunas roletas entre primera base y el montículo”, indicó el panameño.