¡Reviven la rivalidad!

Con 10 hombres, Chivas USA anota gol de último minuto para empatar con el Galaxy
¡Reviven la rivalidad!
Carlos Álvarez (20) vivió ayer un momento mágico tras debutar, anotar el gol de la igualada para el Rebaño y luego ir a festejar con la porra, con la que se 'dejó querer'.
Foto: Chivas USA FOTO: Temo Reyes

Un juego cargado de golpes, reclamos, fricciones, una controvertida expulsión y el gol agónico de un debutante, marcaron el tono de un enloquecido Clásico Angelino en donde Galaxy y Chivas USA empataron 1-1.

El duelo que se vivió ayer el Home Depot Center tomó tintes de dramatismo cuando el equipo rojiblanco, que jugó 50 minutos con 10 hombres, igualó el marcador por conducto de Carlos Álvarez cuando quedaba menos de un minuto en el cronómetro.

Tras anotar el empate, el joven atacante de Chivas USA saltó a la tribuna para fundirse en un gran abrazo y celebrar su gol con los seguidores del Rebaño Angelino.

La imagen del debutante festejando entre cientos de aficionados puso punto final a uno de los clásicos más emotivos de los últimos tiempos.

Desde el inicio, los jugadores de ambos equipos salieron con el cuchillo entre los dientes para tratar de imponer un dominio que les permitiera controlar las acciones.

La carga emocional en cada una de las acciones llevó a que la primera parte del juego se tornara ríspida, e incluso violenta, por acciones en las que predominó la fuerza desmedida.

Ante ello, el árbitro Ricardo Salazar se vio en la necesidad de repartir tarjetas amarillas para tratar de controlar la calentura de los jugadores.

Pero en su afán de erradicar la violencia, el silbante cayó en la exageración al expulsar de manera equivocada a Joaquín Velázquez, defensa central de Chivas USA.

En el 40′, el zaguero del Rebaño se barrió fuera del área grande sobre Colin Clark, pero el árbitro consideró que el defensor rojiblanco fue brusco en su accionar.

Nervioso y confundido, Salazar sacó la amarilla, pero inmediatamente corrigió y mostró el cartón rojo a Velázquez.

La expulsión causó desesperación en la banca rojiblanca donde José Luis Sánchez Solá, “Chelís” se encendió contra el cuerpo arbitral.

La reacción del “Chelís” concuerda con las repeticiones en los monitores de televisión colocados en el palco de prensa en donde se vio claramente que Velázquez se barre a la pelota y en ningún momento tiene la intención de golpear a su rival.

El primer tiempo terminó empatado sin goles, pero el ambiente estaba caliente producto de cuatro tarjetas de amonestación, dos por equipo, y una expulsión.

Las circunstancias llevaron a que Chivas USA se replegara en el segundo tiempo para aguantar los embates del Galaxy que hasta el 82′ pudo batir el arco custodiado por Dan Kennedy.

En un desborde por el costado derecho, A.J. de la Garza irrumpió en el área del Rebaño para ceder la pelota a Mike Magee, quien conectó un disparo que salió rebotado a los pies de Jack McBean para que éste enviara el balón al fondo de las redes.

La anotación provocó la ira en la banca de Chivas USA y los reclamos del entrenador asistente, Walter Fleitas, quien fue expulsado por su proceder.

Cuando parecía que Galaxy se llevaría la victoria, vino una jugada de Chivas USA en la que Eric Ávila dio la pelota a Carlos Borja para que éste enviara una diagonal por el sector derecho que fue rematada por Carlos Álvarez para decretar el empate.

Tras la celebración de Álvarez, que entró de relevo al inicio del segundo tiempo, el árbitro dio por concluido el partido al que acudieron un total de 19,117 aficionados.