Sin fe en plan del RNC

Republicanos enumeran motivos de la necesidad de generar cambios
Sin fe en plan del RNC
El presidente del Comité Nacional Republicano, Reince Priebus, se retira tras presentar el Proyecto de Crecimiento y Oportunidad en el Club de Prensa de Washington, D. C.
Foto: AP

El plan “de crecimiento y oportunidad” presentado ayer por el Comité Nacional Republicano (RNC) tiene 100 páginas y en él se hace una autopsia incriminatoria de los pecados de omisión y acción que ha llevado al partido al rechazo casi unánime de parte de los grupos minoritarios, aparte de ofrecer una serie de recomendaciones que van desde su temática e ideas hasta la forma de hacer campaña.

“A menos que hagamos cambios será cada vez más difícil ganar otra elección presidencial en el futuro”, dice el documento, que habla de retórica y políticas negativas hacia las minorías, desconexión con los problemas de la clase media y falta de comunicación directa con los votantes en general.

El documento y la declaración del presidente del RNC, Reince Preibus, de apoyo a una reforma migratoria fueron bien recibidos por muchos —incluyendo algunos usuales críticos— pero no por todos. Muchos republicanos de base y latinos conservadores siguen esperando ver la evidencia de que esto se va a llevar a cabo y que no se trata de “puras palabras”.

“Mi problema es que siempre acuden a las mismas personas para implementar estos planes. Las mismas personas a las que antes de la elección muchos dentro del partido informamos sobre estos problemas y no hicieron el más mínimo caso”, dijo Melissa Salas Blair, republicana y experta en investigación y encuestas, residente en Dallas, Texas. “Esas personas no están conectadas con las comunidades”.

Tener un plan es una cosa, desarrollar la gente para que lo implemente a nivel local es otra, indicó Salas. Otro fallo del plan, en su opinión, es que el partido sigue dejando que los “locos extremistas tomen sigan diciendo cosas sin nadie para rebatirlos”.

David Johnson, consultor republicano de Atlanta, Georgia, dijo que el contenido del plan “es obvio y, sin embargo, poco específico”.

“Necesitan hacer más que aparecerse y gastar dinero. Debemos ser líderes en la reforma migratoria. Deben responderle a los extremistas del partido, como lo hizo Bill Clinton con Sister Solja”, dijo Johnson. “Debemos hacer lo que los demócratas hicieron luego de las derrotas con Mondale y Dukakis en los ochenta: atraer a nuevos votantes al partido”, agregó.

Hay quienes lo ven con más agrado.

“Está claro que el RNC se da cuenta de la necesidad de cambiar, incluyendo apoyo a la reforma migratoria, y una participación más constructiva con los hispanos”, dijo Bob Quasius, director de Café con Leche Republicans, un grupo que se opone a la retórica antiinmigrante dentro del partido. “El partido conservador de Canadá pasó por algo similar, perdían a los inmigrantes por 4 a 1 hasta que cambiaron la retórica y ahora ganan la mitad de ese voto y son el partido mayoritario de Canadá”.