Alternativa al doctor

Enfermeros y otros profesionales de la salud han creado una coalición que busca ampliar funciones para solucionar la falta de médicos en California
Alternativa al doctor
Un optometrista revisa los ojos de un paciente. Un senador propone que enfermeros y otros profesionales de la salud puedan ampliar su capacidad para atender a pacientes.
Foto: La Opinión - / Aurelia Ventura

SACRAMENTO.— La reforma federal de salud está a la vuelta de la esquina y al menos cinco millones de californianos comenzarán a tener cobertura a partir de enero de 2014. El problema es que muy probablemente no habrá un médico que los atienda, sobre todo a quienes viven en áreas rurales o en las zonas más pobres.

Una coalición de enfermeras especializadas, optometristas y farmacéuticos buscan llenar esa grave escasez de médicos, particularmente en áreas como el Valle Central y el Inland Empire, ampliando sus responsabilidades.

“La solución inmediata sería preparar más médicos, pero éstos no estarían en disponibilidad de ejercer hasta dentro de 8 o12 años, así que podemos llenar ese vacío con las enfermeras, optometristas y farmacéuticos, ampliando su capacidad para atender a pacientes”, sostiene el senador demócrata de West Covina, Ed Hernández, quien a la vez es un optometrista y presidente del Comité de Salud del Senado.

La propuesta de Hernández no es nueva, ya se ha estado implementando en otros estados.

“Estos profesionales ya tienen estándares de entrenamiento profesional, están en todo el estado, y tienen un récord probado de cuidado con calidad y regulado por juntas independientes que se asegurarían que la seguridad del paciente no se comprometa”, explica Hernández.

Para Debra Bakerjian, enfermera familiar, no se trata de reemplazar a los médicos, sino de dar más independencia a otros profesionales de la salud.

“Hay como 20 actividades más que pudiéramos hacer si tuviéramos la autoridad”, explica Bakerjian, refiréndose al trabajo que desempeñan los enfermeros certificados.

Bajo los proyectos de ley que propone Hernández, las enfermeras registradas podrían evaluar pacientes, diagnosticar, ordenar e interpretar exámenes, iniciar y administrar tratamientos, incluyendo recetar medicinas. Todo esto bajo la autoridad de la Junta Estatal de Enfermeras.

Pacientes como Anthony Defazio, un joven que recibe atención médica en la clínica comunitaria de salud WellSpace de Sacramento para tratar sus problemas de ansiedad ven con buenos ojos recibir la atención primaria a través de un enfermero certificado.

“Sí me sentiría cómodo de que me atendiera una enfermera siempre y cuando me pudiera recetar”, dice Defazio.

Ls clínicas comunitarias como WellSpace es donde más se resiente la escasez de médicos porque no cuentan con presupuestos suficientes para competir con los salarios que estos podrían ganar en los hospitales y centros médicos.

El doctor Francisco Aguirre, jefe médico de WellSpace, explica que en clnicas comunitarias como ésta se necesitan profesionales como las enfermeras, optometristas y farmacéuticos para que los ayuden con los pacientes que tienen y los que van a tener empezando el 2014.

“Ahora nos encontramos apretados con las citas y necesitamos más doctores”, dice Aguirre.

Pero en una entrevista reciente con La Opinión, el doctor Mark Dresser, presidente electo de la Academia de Médicos Familiares de California —y quien practica en el área de Long Beach—, señaló que “las enfermeras y asistentes médicos tienen un menor entrenamiento que un médico” por lo que no considera una buena idea que los entrenen para llenar la falta de médicos.

Alrededor de la web