En vísperas de la misa solemne

Cristina Fernández fue la primera jefa de Estado atendida por el pontífice
En vísperas de la misa solemne
El papa Francisco saluda afectuosamente a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en la residencia Santa Marta, en el Vaticano, ayer.
Foto: EFE

CIUDAD DEL VATICANO, Vaticano.— El papa Francisco, cuyo lema “Miserando atque eligendo” [“Lo miró con misericordia y lo eligió”] fue presentado ayer, en la víspera de la misa solemne de inicio de pontificado para recibir el palio (estola) y el anillo del Pescador, que simbolizan el poder pontificio.

Con motivo de la entronización como papa del argentino Jorge Mario Bergoglio, que coincide con la festividad de san José, patrón de la Iglesia, llegaron a Roma los mandatarios de todo el mundo para asitir a la ceremonia, a la que se esperaba acudieran delegaciones de 130 países.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, fue la primera jefa de Estado recibida por el papa Francisco.

Un día antes de la ceremonia, el Vaticano presentó el escudo y el lema papal de Francisco, “Miserando atque eligendo”.

En líneas esenciales, Francisco ha conservado su escudo de obispo, al que le ha añadido los símbolos de la dignidad pontificia: la mitra colocada entre las llaves de plata y oro, entrelazadas con un cordón rojo.

En la parte alta del escudo se encuentra el emblema de la Compañía de Jesús: un sol radiante amarillo con las letras en rojo IHS (Jesús, Hombre y Salvador).

Sobre la letra H hay una cruz, en punta, y debajo de la IHS, siempre dentro del sol radiante, los tres clavos en negro.

En la parte baja del escudo, a su derecha, aparece una estrella y la flor de nardo.

La estrella simboliza a la Virgen María, madre de Cristo y de la Iglesia, y la flor de nardo a san José, patrón de la Iglesia Universal.

El rito que se sigue en la entronización es el resultado de la reforma del Concilio Vaticano II, una vez abolido el uso de la tiara en el papado de Pablo VI, y para esta ocasión se incluyó un rezo ante la tumba de san Pedro, en la cripta de la basílica vaticana, con los patriarcas y arzobispos mayores de las iglesias católicas de rito oriental acompañando a Francisco.

Para la colocación del palio y la entrega del anillo del Pescador se escogió la plaza de san Pedro.

Alrededor de la web