Mortal aniversario

50 muertos en varios atentados a 10 años de invasión
Mortal aniversario
Al menos 50 personas murieron y 172 resultaron heridas en una cadena de atentados, la mayoría en Bagdad.
Foto: EFE

BAGDAD, Irak.— La violencia irrumpió ayer en Irak con la muerte de unas cincuenta personas en una cadena de atentados, la mayoría contra zonas chiíes de Bagdad, en el décimo aniversario de la invasión estadounidense del país.

Irak amaneció ayer en medio de una ola de atentados y ataques que, según fuentes policiales causaron 50 muertos y 172 heridos.

En total, diecisiete coches bomba y dos artefactos estallaron en distintos barrios bagdadíes como Kazamiya, Ciudad Sadr, Nuevo Bagdad, Huseiniya, Otaifiya y Zafaraniya.

Este último fue el distrito más castigado, ya que en él fallecieron al menos ocho personas y decenas resultaron heridas.

Aparte de las explosiones, se registro el impacto de proyectiles de mortero y un ataque armado en la capital.

Fuera de Bagdad, un suicida hizo explotar un coche bomba en una base militar en Iskandariya, a 50 kilómetros al sur de la capital, en una acción que mató a dos soldados y ocasionó heridas a otros nueve.

Por el momento, ningún grupo ha asumido la autoría de esta serie de atentados, que se produce cuando están a punto de cumplirse diez años de la entrada de una coalición multinacional, liderada por EEUU, para derrocar al régimen de Sadam Husein.

El 20 de marzo de 2003 misiles “Tomahawk” atacaron una granja en el sur de Bagdad, donde, según las informaciones de inteligencia, el entonces dictador iraquí, Sadam Husein, estaba reunido con responsables políticos y militares.

Era el inicio de una ocupación que se prolongó durante más de siete años y que sumió a Irak en una espiral de violencia sectaria, debido al desmantelamiento del antiguo aparato de seguridad.

En ese tiempo, más de 100,000 iraquíes, de acuerdo a la ONG Iraq Body Count, perdieron la vida, así como 4,400 soldados de EEUU, que se suman a las bajas de otros miembros de la coalición internacional.

La situación no se estabilizó tras la retirada estadounidense el 18 de diciembre de 2011, ya que el país ha experimentado un repunte de la violencia, que había ido disminuyendo paulatinamente en los últimos años de la ocupación de EEUU.

En los últimos meses, Irak ha sido escenario de numerosos atentados contra los chiíes y las fuerzas de seguridad.

A la ansiada estabilidad tampoco ayudan mucho las recurrentes crisis políticas en el país y la corrupción, mientras los ciudadanos sufren la ausencia de servicios básicos.

El Gobierno de unidad nacional, encabezado por el chií Nuri al Maliki, tiene actualmente poco de unidad tras el anuncio de boicot de sus reuniones de ocho de sus ministros pertenecientes a la coalición opositora Al Iraqiya, integrada por suníes y chiíes.

Los ministros de Al Iraqiya decidieron boicotear el Ejecutivo en solidaridad con las protestas en las provincias de mayoría suní, como Al Anbar, Nínive y Salahedín.

Alrededor de la web