Denuncian supuesto atropello en detenciones en LA

Familiares de los arrestados en el operativo contra pandilleros que extorsionaban a loncheros en Los Angeles, denuncian supuesto atropello de las autoridades
Denuncian supuesto atropello en detenciones en LA
Mara Salvatrucha y Calle 18 son mencionadas como las principales pandillas trasnacionales, por sus vínculos con México y Centroamérica.
Foto: Archivo / La Opinion

La suegra de un joven de 17 años, acusado de participar en en la cadena de extorsiones en contra de los loncheros de Hollywood, dijo que en la madrugada del jueves, cuando la policía llegó a su casa para arrestarlo, trataron a toda la familia como criminales.

“A mi hijo de 13 años le preguntaron si era pandillero y si usaba droga, a mi esposo lo estaban intimidando preguntándole si tenía papeles y si había sido deportado, a mí me preguntaron por qué tenía dinero en la casa y a mi hija que está embarazada la dejaron aguantando frío, sin importarle su salud o la del bebé”, denunció la señora, que pidió no publicar su nombre por temor a represalias por parte de la policía.

Esta señora dijo que hasta que identificaron al joven que buscaban, les enseñaron la orden de captura y le quitaron las esposas a su esposo.

Otro padre de familia, a quien su abogado le pidió discreción con sus comentarios públicos, dijo que rompieron la puerta de su vivienda alrededor de las 3:30 am el pasado jueves y que entraron sin mostrarle ninguna orden de captura o de cateo.

A su hija de 18 años de edad, quien estudia para ser paralegal, la esposaron y la tiraron contra un vehículo de la policía.

“Ya pasaron varios días y mi niña todavía llora en las esquinas por el momento tan feo que la hicieron pasar”, dijo el padre. En este caso, la policía buscaba a su hijastro quien vive en otra vivienda con su novia.

Este hombre ya recibió una disculpa de la policía por la forma en que trataron a su familia.

Alex Sánchez, director de Hommies Unidos, sostuvo ayer una reunión con varias familias de los supuestos pandilleros.

Sánchez dijo que este tipo de abusos policiales son comunes debido a que las familias son inmigrantes.

“No tienen que ir a quebrar puertas o ventanas, o amenazar a la gente con deportarlos. Esto lo hacen porque saben que están tratando con una población vulnerable”, dijo Sánchez.

Sánchez les explicó que el proceso legal apenas comienza y que aún hay un camino largo por recorrer.

“Debemos contar estas historias para que los abusos no queden impunes. Hay otras formas más humanas de tratar a la gente. Hay que recordar que están siendo acusados, aún no han sido encontrados culpables”, acotó Sánchez.