Elimina última vía de comunicación militar

Norcorea dice que va a cortar el único de esos medios que la unía a Corea del Sur

Guía de Regalos

Elimina última vía de comunicación militar
Un tanque surcoreano, en unas maniobras cerca de la frontera, en Pocheon, Corea del Sur.
Foto: AP

SEÚL, Corea del Sur.— El Gobierno norcoreano anunció ayer que cortó una crucial línea telefónica militar con Corea del Sur que permite compartir información sobre los cruces transfronterizos hacia un complejo industrial en Corea del Norte, operado conjuntamente por ambos países, una medida que intensifica la ya alta tensión bilateral y posiblemente pone en riesgo el último símbolo de cooperación intercoreana.

Corea del Norte cortó recientemente una línea de comunicación de la Cruz Roja con Corea del Sur y otra con el comando de la ONU encabezado por Estados Unidos en la frontera entre ambas Coreas, pero aún existe un “teléfono rojo” que comunica a las autoridades aéreas de ambas naciones que comparten la Península de Corea.

El jefe delegado norcoreano ante las fuerzas armadas inter coreanas hizo el anuncio el miércoles en un comunicado enviado a su homólogo surcoreano. La línea telefónica es importante porque las Coreas la utilizan para comunicarse mientras cientos de trabajadores viajan de ida y vuelta al complejo industrial Kaesong.

Surcorea dijo que más de 900 de sus trabajadores estaban ayer en Kaesong. No se dijo de inmediato de qué manera afectaría la interrupción en el vínculo de comunicación a los trabajadores su regreso a Corea del Sur.

Corea del Norte, molesta por los rutinarios ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur, así como por las recientes sanciones de Naciones Unidas por su prueba nuclear del 12 de febrero, lanzó recientemente un torrente de amenazas, incluidas promesas de lanzar un ataque nuclear contra Estados Unidos. Además repitió su amenaza retórica de hace casi dos décadas, de reducir a Seúl a un “mar de fuego.”

A pesar de la retórica, los analistas externos de armas no han visto pruebas de que Corea del Norte haya dominado la tecnología necesaria para construir una ojiva lo suficientemente pequeña como para montarla en un misil.

No obstante, cortar el teléfono rojo podría ser más significativo si afecta el viaje de los trabajadores a Kaesong.