Entre insultos Puerto Rico aprueba reforma a pensiones

Cerca de 116,000 personas se ven afectadas por las medidas
Entre insultos Puerto Rico aprueba reforma a pensiones
Los pensionados estuvieron protestando para evitar la reforma.
Foto: Archivo

San Juan, 4 abr – El Senado de Puerto Rico aprobó este jueves el proyecto de reforma para las pensiones de los funcionarios de la isla caribeña, controvertida iniciativa contra la que se oponían los sindicatos de empleados públicos, futuros beneficiarios del sistema.

La votación se aprobó 14 votos a favor y 11 en contra, lo que pone fin a semanas de incertidumbre sobre una reforma que según el gobernador, Alejandro García Padilla, era la única manera de asegurar el futuro pago de las pensiones a los 116,000 jubilados de compañías estatales.

Entre los votos en contra se contabilizaron los de cuatro legisladores del gobernante Partido Popular Democrático (PPD) que lidera García Padilla, contrarios a una reforma muy contestada en las calles de la isla y de claro corte impopular.

Durante la votación se vivieron momentos de tensión y tras conocerse el resultado final el público presente en la cámara, la mayoría sindicalistas de empresas públicas, comenzó a insultar a los legisladores, lo que requirió la intervención de la Policía y su desalojo de la sala.

La reforma supondrá, entre otras medidas, el aumento de la edad de jubilación hasta los 67 años y hasta los 58 en el caso de los policías y bomberos, que hasta ahora lo hacían a los 50.

Los pensionistas verán además deteriorados sus beneficios, por lo que quienes reciben $1,500 mensuales o menos (el 80 % del total) verán reducida en 30% la cuantía de la paga de Navidad, además de eliminarse la paga de verano.

Además, la aportación de los empleados públicos al sistema a través de sus salarios aumentará del 8.2% al 10%.

Los críticos con la reforma habían señalado que la iniciativa del Ejecutivo respondía a la presión de las agencias de calificación de deuda, que habrían forzado al Gobierno a tomar esas medidas para que Puerto Rico no sufra nuevo correctivos.

La agencia de calificación de riesgo Fitch igualó a Standard & Poor’s (S&P) y Moody’s al rebajar el pasado marzo la nota de la deuda soberana de Puerto Rico de BBB+ a BBB-, al nivel previo de “bono basura” con perspectiva “negativa”.