Activistas marcharán por la reforma migratoria en el Congreso

La concentración del mañana estará conformada principalmente por residentes del distrito de Columbia, Maryland y Virginia pero que también incluirá delegaciones de 28 estados
Activistas marcharán por la reforma migratoria en el Congreso
La presión por una reforma migratoria empieza a crecer por todos el país. Este fin de semana hubo numerosas marchas.
Foto: EFE / Archivo

WASHINGTON — Una coalición de activistas a favor de una reforma migratoria que permita a los 11 millones de inmigrantes sin papeles optar por la naturalización espera congregar mañana a miles de personas en las inmediaciones del Congreso para expresar su impaciencia porque aún no ha sido presentado proyecto de ley alguno.

Gustavo Torres, director de la organización CASA de Maryland, dijo que la concentración de mañana estará conformada principalmente por residentes del distrito de Columbia, Maryland y Virginia pero que también incluirá delegaciones de 28 estados.

“La comunidad expresará su descontento porque el proyecto de ley iba a estar listo en marzo, después esta semana y nada”, dijo el dirigente a reporteros, refiriéndose al grupo bipartidista de ocho senadores que trabaja en la redacción a puertas cerradas de un proyecto de ley desde enero. “Nos complace que los ocho senadores estén haciendo un gran esfuerzo, pero queremos el proyecto de ley ya”, agregó.

Torres invitó a los asistentes a vestir camiseta blanca y lucir una bandera estadounidense para “mostrar su deseo de integrarse a la sociedad estadounidense” y recordó que el 10 de abril reviste importancia en el movimiento migratorio porque en esa fecha tuvieron lugar movilizaciones masivas en varias ciudades estadounidenses para rechazar un proyecto de ley que buscaba restringir sustancialmente las actividades de los inmigrantes no autorizados.

Torres describió la concentración del mañana, prevista entre tres y cinco de la tarde en el jardín occidental del Capitolio, como una de muchas actividades previstas durante los próximos meses.

“En esta concentración en particular, (los participantes) quieren estar frente al Capitolio. Pero el 1 de mayo caminaremos desde el parque Malcolm X hasta la Casa Blanca y luego hasta el Congreso”, agregó.

La concentración tendrá lugar después de que las delegaciones visiten las oficinas de sus respectivos legisladores para expresarle su apoyo a la reforma migratoria.

Brent A. Wilkes, director de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC por sus siglas en inglés) dijo a AP que su organización tendrá durante la marcha a disposición del público 10 tabletas para que los participantes envíen mensajes directos a sus representantes en el Congreso expresando su apoyo a la reforma migratoria.

“Creo que en el pasado no hubo la suficiente cantidad de mensajes a los congresistas, y no queremos que eso se repita ahora”, indicó Wilkes, quien dijo que además de los correos electrónicos enviados desde las tabletas, su equipo estará recolectando firmas para enviar postales a los congresistas.

Informó que espera enviar un total de 15.000 mensajes durante la marcha, la misma cantidad enviada por LULAC desde la reelección de Obama en noviembre. Invitó a la comunidad a enviar mensajes a sus congresistas de manera gratuita a través de la página web www.latinosunited.org

La actividad del mañana contará con la presencia de dirigentes sindicales, religiosos, pro derechos civiles, familias afectadas por las deportaciones. Se presentarán la intérprete boricua Olga Tañón, el cantautor salvadoreño Álvaro Torres y La Santa Cecilia, una banda musical asentada en Los Ángeles.

Los senadores que redactan un proyecto de ley integral de inmigración esperan terminar su trabajo esta semana, con lo que seguramente arrancará un estridente debate público sobre las medidas para asegurar las fronteras estadounidenses, permitir que decenas de miles de trabajadores extranjeros ingresen al país y otorgar la ciudadanía a unos 11 millones de personas sin residencia legal.

El Senado alcanzó un acuerdo migratorio en 2007 pero se vino abajo en medio de disputas de intereses de grupo y una reacción negativa de la ciudadanía.

El mandatario Barack Obama ha expresado su expectativa de que el proceso concluya durante el primer semestre de 2013.