EEUU reforzará seguridad tras explosiones, Obama

El presidente Barack Obama dijo que Estados Unidos reforzaría la seguridad en todo el país, luego de las explosiones en el maratón de Boston, y reconoció que las autoridades "aún no saben quién hizo esto y por qué"
EEUU reforzará seguridad tras explosiones, Obama
El presidente de EE.UU., Barack Obama, habla durante una conferencia de prensa en Washington DC, sobre las explosiones en Boston.
Foto: EFE

WASHINGTON (AP) — El presidente Barack Obama exhortó a una nerviosa nación a evitar llegar a conclusiones sobre las explosiones del lunes en el maratón de Boston y reconoció que las autoridades “aún no saben quién hizo esto y por qué”.

El presidente dijo que el gobierno de Estados Unidos reforzaría la seguridad en todo el país “como sea necesario” pero no indicó si las autoridades consideran que el incidente forma parte de una conspiración mayor.

Hablando desde la Casa Blanca aproximadamente tres horas después de las explosiones, Obama mostró cautela en sus declaraciones, evitando considerar el incidente un acto terrorista. Pero prometió dar con los responsables.

“Sabremos quién hizo esto. Sabremos por qué hicieron esto”, dijo Obama durante su breve declaración de tres minutos. “Cualquier individuo que sea responsable, cualquier grupo que sea responsable, sentirá todo el peso de la ley”.

Por su parte, el Servicio Secreto amplió el perímetro de seguridad en la Casa Blanca tras las explosiones ocurridas en Boston.

El portavoz del Servicio Secreto, Ed Donovan, dijo que la medida fue adoptada “por mayor precaución” y subrayó que no es inusual aumentar o disminuir los perímetros de seguridad.

El director del FBI, Robert Mueller, y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, informaron de las explosiones al presidente Obama.

La Casa Blanca dijo que Obama también conversó con el gobernador de Massachusetts, Deval Patric, y el alcalde de Boston, Tom Menino, a quienes ofreció todo el apoyo federal necesario para enfrentar el incidente.

El vicepresidente Joe Biden participaba en una teleconferencia con activistas que apoyan el control de armas de fuego cuando sus colaboradores encendieron los televisores en su despacho para observar la cobertura sobre las explosiones.

“Al parecer ha habido un ataque con bomba”, dijo Biden. “Desconozco cualquier detalle sobre qué lo ocasionó, quién lo perpetró. No creo que esta información esté disponible todavía. Pero nuestras oraciones están con aquellas personas en Boston que hayan sufrido heridas”, apuntó.

Poco después de las explosiones, el Servicio Secreto cerró la avenida Pennsylvania afuera de la Casa Blanca y acordonó la zona con cinta policial amarilla.

Varios autos patrulla del Servicio Secreto bloquearon los puntos de acceso hacia esa vía.

La Casa Blanca no fue cerrada y los turistas así como otros transeúntes podían continuar en el parque al otro lado de la calle.