Violencia no cesa en Irak

Los ataques se han intensificado al acercarse comicios provinciales
Violencia no cesa en Irak
Imagen de los desperfectos y la sangre producidos por un atentado por bomba escondida en un aparato de aire acondicionado, en Irak
Foto: EFE

BAGDAD, Irak (AP).— Proyectiles de mortero y bombas dirigidos a feligreses dejaron nueve personas muertas y 29 heridas ayer viernes en dos ataques al norte de Bagdad poco después de las oraciones del mediodía.

Los nuevos actos de violencia se producen un día después que un ataque suicida a un café de Bagdad causó 32 muertes y decenas de heridos.

La violencia se ha intensificado al aproximarse las elecciones provinciales del sábado. En la votación se elegirán funcionarios de varias provincias, incluida la capital Bagdad. Las autoridades han prometido reforzar la seguridad antes de los comicios.

El primer ataque fue contra los feligreses que salían de la mezquita suní de Al Muthana in Khalis, informó la policía. Dejó siete muertos y 14 heridos.

Khalis, antiguo bastión de la insurgencia suní, está a 80 kilómetros (50 millas) al norte de Bagdad.

El ataque con morteros destruyó parte de la mezquita, agregó la policía.

En la ciudad de Kirkuk, rica en petróleo, estalló una bomba en un camino cuando salían feligreses chiíes de orar en la mezquita Al Tamimi, indicaron fuentes policiales. Murieron dos personas y 14 quedaron heridas.