Planta de Vernon cierra por contaminación de arsénico

El Departamento de Control de Substancias Tóxicas (DTSC) ordenó el cierre de Exide Technologies en Vernon por contaminar el aire de varias ciudades de Los Ángeles
Planta de Vernon cierra por contaminación de arsénico
Exide Technologies, una planta de reciclaje de baterías de plomo-ácido en Vernon, permanecerá cerrada debido a que contamina el aire de varias ciudades con las emisiones de arsénico de sus instalaciones.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Dos días después de que el mundo celebró el Día del Planeta Tierra, la planta Exide Technologies, centro de una polémica por las emanaciones tóxicas de arsénico que afectan a la comunidad, cierra sus puertas por tiempo indefinido.

La orden de cierre provino del Departamento de Control de Substancias Tóxicas (DTSC), el cual dictaminó que la empresa debe dejar de funcionar hasta que no resuelvan los problemas que ocasionan riesgos a la salud de los residentes del área. Las zonas afectadas son las ciudades de Vernon, Maywood, Huntington Park, Commerce, el vecindario de Boyle Heights y el Este de Los Ángeles, un área no incorporada del condado.

“Tienen que resolver el problema de la tubería subterránea que presenta una fuga y el de control de las emisiones a un nivel más saludable que el actual”, dijo Jim Marxen, portavoz de DTSC, con respecto a la orden que se dio durante la mañana de ayer. “Sea cual sea el tiempo que les tome resolverlo, es el tiempo que estarán cerrados. No pueden reiniciar operaciones hasta que no resuelvan los problemas”.

Por su parte, Sam Atwood, portavoz del AQMD, señaló que los planes originales establecidos con Exide Technologies aún continúan.

Estos planes, dados a conocer a finales de marzo, incluyen la modificación del horno donde se funden los contenedores de arsénico que poseen las baterías, informar al público sobre los posibles riesgos a su salud y evaluar las emisiones de aire para verificar que ya no causen los riesgos de contraer cáncer y enfermedades respiratorias. Sin embargo, tendrán que esperar para evaluar las emisiones ya que no será posible hasta que la compañía comience de nuevo a operar.

“Tenemos planeado continuar con lo pautado, en un futuro cercano, con las audiencias públicas que se le exigen a Exide que lleve a cabo”, dijo Atwood, añadiendo que aun no se conoce la fecha de estas audiencias. Atwood también resaltó que no pensaba que el DTSC ordenaría el cierre de la planta, a la cual se le habían dado un plazo de tres años para llevar a cabo todas las modificaciones.

El cierre de la planta llenó de satisfacción a las autoridades municipales, especialmente al concejal del Distrito 14, José Huízar, quien preside el Comité de Energía y Medio Ambiente de la ciudad. Huízar no consideró aceptable que se tomara tanto tiempo en realizarse esas modificaciones, lo que continuaría afectando la salud de la comunidad, especialmente el área que él representa. Es por ello que se reunió con los miembros del comité que él preside y otros funcionarios de la ciudad para buscar una solución al mismo. El DTSC logró este objetivo, para satisfacción de las autoridades municipales.

“Estamos contentos porque va a cerrar ya que las industrias en esta área emiten muchos contaminantes al aire. Esta es una de las áreas mas problemáticas para tener el aire limpio y algo se tiene que hacer”, dijo Huízar, señalando que una de las interrogantes que surgen a raíz de este cierre es la razón por la cual esta compañía ha funcionado con un permiso temporal por tantos años.

La Opinión trató de contactar varias veces a la portavoz de Exide Technologies, Susan Jaramillo, pero no obtuvo respuesta a los diferentes mensajes que se le dejaron.

?>