Fin de la pesadilla

Puebla logra punto de la salvación al empatar 1-1 con Atlas, pero...
Fin de la pesadilla
Jonathan Lacerda, del Puebla, ya empujó el balón al fondo de las redes para el empate que permitirá al Puebla seguir en la Primera.
Foto: AGENCIA REFORMA

PUEBLA, México (NTX).— Un gol del uruguayo Jonathan Lacerda dio ayer la virtual salvación a Puebla, que empató 1-1 ante Atlas y prácticamente envió a Gallos Blancos del Querétaro a la Liga de Ascenso a pesar de su triunfo, ayer también, sobre las Chivas.

Pero, sí, hay un pero. En el remoto caso de que los emplumados queretanos logren derrotar a La Franja el próximo domingo, los que descenderán serán los Camoteros. Eso sin contar que Querétaro quitaría boletos a equipos que ya se sienten clasificados.

Este encuentro de la jornada 16 del Torneo Clausura 2013 tuvo un final no apto para cardiacos porque Vicente Matías Vuoso adelantó a los Zorros 1-0 al minuto 80 y con ello crispó los nervios a los poblanos porque se prolongaba el suspenso del descenso.

Pero al 84, Jonathan Lacerda se encontró el balón en un rebote y lo empalmó para el 1-1 definitivo que dio el punto necesario para la virtual salvación de La Franja, lo que propició que Gallos Blancos esté, aún, al borde del Ascenso, la otrora Segunda División.

Al finaldel encuentro, Lacerda habló de su gol.

“Vale oro, pero todos dicen que el héroe no soy yo, el héroe es Isaac, creo que hay pocos delanteros que se tiran así por esa pelota, estaba en las manos de Pinto, y cuando veamos la repetición nos vamos a dar cuenta. Es increíble cómo se barre y genera el espacio para que la pelota pase y me la deje en la línea, la verdad que es increíble”, insistió el delantero charrúa.

En medio de la tensión y el nerviosismo inició el encuentro con unos Rojinegros que por debajo de su mejor rendimiento, mientras que el cuadro blanquiazul tuvo más tiempo el balón y pisó el área de los visitantes, pero sin claridad.

Un molesto técnico Tomás Boy recriminó a sus jugadores y mandó a calentar a dos de la banca. Después del minuto 20 tomó Zorros el dominio de las acciones ante unos locales que terminaron el primer tiempo defendiéndose.

Para el segundo periodo hubo un poco más de emociones y al 52 de acción envió desde izquierda Edson Rivera un centro que bajó Vicente Matías con la cabeza y Ricardo Bocanegra, ante la salida del arquero Víctor Hugo Hernández, mandó su remate por encima del larguero.

Al 63′, el estadounidense DaMarcus Beasley mandó un pase filtrado a Luis Miguel Noriega, quien remató con la izquierda y el arquero chileno Miguel Pinto salió a tapar, y la insistencia de los de La Franja a la ofensiva continuó.

Pero al minuto 80 envió desde su banda izquierda Carlos Alberto Gutiérrez un centro pasado y por segundo poste llegó el “Toro” Vuoso con sólido remate de cabeza bien cruzado que superó al arquero para el 1-0 favorable a la visita.

Un balde de agua fría cayó como diluvio sobre los jugadores, cuerpo técnico y miles de aficionados camoteros que tuvieron entrada gratis al Estadio Cuauhtémoc, mientras los Zorros festejaban porque con la victoria momentánea alcanzaban el superliderato.

Pero la historia no tenía su punto final y DaMarcus realizó un disparo potente que rechazó Pinto, Issac Romo remató y el balón salió en rebote a favor de Jonathan Lacerda, quien lo envió al fondo de la meta para el 1-1 para obtener el punto de ensueño, el de la salvación.

De ahí se desprendió el festejo, mismo que se incrementó con el silbatazo final como si el equipo de La Franja hubiera ganado un campeonato con su permanencia en la máxima categoría.